¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Cambio climático, ciclogénesis o simplemente temporal. El caso es que no para de llover. ¿Y qué hago con mi ropa? Una secadora es la solución, aunque en el verano nos parezca que no la estamos amortizando, cuando te acostumbres a ella –y a no tender– no te arrepentirás.

Pero elegir una secadora no es fácil, ya no solo por la existencia infinita de marcas y modelos, sino porque, además, realmente estamos hablando de un producto que vienen a ser cuatro electrodomésticos prácticamente distintos.

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Todas son secadoras, pero su tipología y funcionamiento completamente dispar hace que antes que una marca o modelo (ya por si una elección siempre complicada), tengamos que decidir antes si necesitamos una de evacuación, una de condensación, una de bomba de calor o, incluso, si nos basta con una centrifugadora.

O también si lo que queremos realmente es una lavadora-secadora, combo cada vez más presente en el mercado. Aunque ya decimos que solo lo recomendamos si no tenemos más solución porque no disponemos de espacio…

Debe saber de antemano que, por regla general, recomendamos una secadora con mayor capacidad que la lavadora. Es lo óptimo… las hay de los 6 kg. a los 9 kg. de carga. Aunque, como en las lavadoras, lo habitual son entre 7 kg. y 8 kg.

Y que su vida debe ser de más de diez años, similar a la de lavadora.

Ah, y que es un mito que estropee la ropa –ya hay modelos que incluyen además programas antiarrugas–, otra cosa es que no miremos por la ropa. No es lo mismo –ni se tarda– secar algodón que microfibra…

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

La elección depende, además, de muchos factores más allá de la capacidad o los programas según el tipo de ropa. Hay que tener en cuenta el uso medio que vamos a darle, las dimensiones, si tiene secado por sensores o solo por tiempo, antiarrugas, antivibración o cuál es su potencia sonora.

Por norma, son más ruidosas que las lavadoras. Hay modelos que alcanzan los 65 dB…

Secadoras de evacuación

Era, hasta ahora, el tipo de secadora más habitual. Pero prácticamente están desapareciendo, afortunadamente, pese a que eran aparatos robustos. Tanto las de evacuación electrónica como las mecánicas están despidiéndose del mercado…

Básicamente, se calientan mediante resistencias eléctricas que “inyectan” calor en el bombo a través de una turbina de ventilación. Son de “evacuación” porque necesitan un tubo al exterior por donde expulsan el aire húmedo.

Solo son recomendables si se va a hacer un uso muy ocasional, o de vez en cuando, porque son las más baratas, pero las que más electricidad consumen, hasta 4,8 kWh. Son por tanto muy poco eficientes, con una clasificación energética C. A la larga salen caras…

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Secadoras de condensación

Este modelo de secadora sigue usando resistencias eléctricas aunque no necesitan conexión exterior para evacuar la humedad, ya que su mecanismo incluye un intercambiador refrigerado que hace que se condense y acumule en una cubeta. Aún así lo habitual es que necesiten un desagüe.

Tampoco necesitan coger continuamente aire del exterior y por eso gastan bastante menos energía para elevar la temperatura. Son más eficientes (aunque la gran mayoría, por no decir todas, son de clase energética B) que las de evacuación. Las resistencias consumen, y vaya que sí… hasta 4,2 kWh.

El uso recomendable es una periodicidad semanal. Tienen un precio medio entre 300 y 400 euros. Aunque hay modelos, con 7 kilos de carga, desde 240 euros, hasta otros que rozan los 500 euros. La diferencia está en detalles como el condensador autolimpiante, si no deberás limpiarlo entre tres y cuatro veces al año. Y recuerda siempre limpiar el filtro y también los sensores de humedad.

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Secadoras de bomba de calor

No tienen comparación. Y no tienen resistencias, sino, como su nombre indica, una simple bomba de calor que calienta el aire y lo transfiere al bombo. Y que, sobre todo, gasta bastante menos electricidad, en torno a 2,2 kWh.

Y son, de hecho, hasta cuatro veces más eficiente energéticamente que las de condensación. Esto significa que se puede encontrar modelos de clase energética A+ y A++ a precios asequibles, a partir de 320 euros. Con lo que están copando prácticamente el mercado. El precio medio, no obstante, está en torno a 600 euros.

Es posible encontrar también modelos A+++ desde 400 euros y 7 kilos de capacidad de carga. Presentan, no obstante, una gama de precios realmente amplia, hasta 1.000 euros.

Son las que recomendamos, también por la calidad del secado y porque ya no tendrás que limpiar filtros ni preocuparte por conductos. Pero debes saber dos cosas importantes.

La primera es que los ciclos de secado con bomba de calor son más lentos que en las de condensación. Su razón es evidente: una bomba de calor no puede llegar a alcanzar las temperaturas de las resistencias…

Y, segundo, no podemos dejar de advertirlo, tienen también más posibilidades de averías, ya que contienen más elementos y piezas, como un compresor o un sistema de expansión. Pero también ocurren porque estas son secadoras recomendadas para un uso diario y, evidentemente, están sometida a un mayor desgaste.

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Centrifugadora

Otra opción, si tenemos problema de espacio, es la centrifugadora. No hay muchos modelos en el mercado, pero las que ya han llegado al mercado español dejan la ropa a punto para planchar. Pese a su tamaño reducido, consiguen prácticamente los mismos efectos que las secadoras.

Su funcionamiento es evidente: un tambor similar a de las lavadoras que gira aún a mayor velocidad y de esta manera seca la ropa. Inconvenientes: poca capacidad de carga, solo entre 4,5 y 5 kilos. Y sobre todo el exceso de decibelios de sus 2.300 a 2.800 revoluciones por minuto.

A favor su tamaño: aproximadamente alrededor de los 60 centímetros de altura y los 35 centímetros de anchura, que también son los que suelen tener de profundidad. Y por supuesto su precio, entre 160 y 260 euros. Ah, que no se nos olvide, suelen tener un ciclo muy corto, hasta de 5 minutos.

Y la carga de ropa siempre es superior. Aunque, eso sí, poca ropa y de vez en cuando…

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

Lavadora secadora

No le hemos prestado mucha atención, porque suelen ser modelos, tanto comparados con las lavadoras o con las secadoras, que consumen más agua y más energía. Raramente encontraremos modelos de eficiencia energética superior a A.

Lo habitual, de hecho, el que sean solo B. Aunque, también es verdad, que si sumamos los consumos de los dos electrodomésticos por separado resulta más barato.

Aunque la recomendamos para un uso del secado realmente esporádico. Y además la eficacia de ese secado no suele ser muy buena, al menos si se compara con la secadora.

Así que para usarla de lavadora… mejor compra una lavadora.

Si presenta la ventaja de un precio de compra más barato que adquirir los dos electrodomésticos por separado. Hay modelos desde 300 euros y hasta 1.500 euros, un precio considerablemente más elevado que la más cara de las lavadoras o de las secadoras.

Aún así también se están comenzando a poner de moda. Y aunque no sea cierto que tengan una doble posibilidad de estropearse, si posee mayor probabilidad de averías.

¿Y si no para de llover? Una secadora es la solución

También hay modelos de lavadora que si ser un combo, traen un programa con función de secado. Ahorran agua gracias a su condensador aire-aire, pero sigue siendo deficiente la calidad del secado frente a las secadoras. Aunque sirven para un desaguisado.

Desde M. J. Suazo esperamos que con estos consejos os sea mucho más sencillo elegir una secadora, sabiendo siempre que es lo que necesitamos y el uso regular que vayamos a darle.

Aún así, si tenéis alguna duda al respecto, desde M. J. Suazo estaremos encantados de ayudaros e intentar solucionarla.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Actualmente en la mayoría de los hogares, uno de los electrodomésticos indispensable es el lavavajillas. Esto se debe a que éste nos hace la vida mucho más fácil, ahorrándonos tiempo y trabajo a la hora de fregar.

Es cierto que es uno de los electrodomésticos más sencillos de usar y no es de los que más mantenimiento necesitan, pero a pesar de esto también sufren averías y podemos tener problemas.

Desde M. J. Suazo os queremos contar hoy, los principales problemas y averías que pueden tener más frecuentemente nuestro lavavajillas.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Uno de los más comunes es que el lavavajillas no coja agua.

Esto es una consecuencia que puede deberse a varias causas. Una de ellas es que el filtro del extremo de la manguera esté sucio u obstruido, casi siempre por el paso del tiempo. Para comprobar si es así, debemos cerrar la llave de paso de agua y desconectar la manguera. Colocaremos la manguera en un cubo o algún recipiente y volveremos a abrir la llave de paso, y si el agua cae, sabremos que la manguera está dañada.

La manguera puede estar doblada y no obstruida. Puede que al colocarla la última vez que manipuláramos nuestro lavavajillas, no lo hiciésemos bien y dejásemos algún pliegue o doblez. Una vez solucionado, debería volver a llenarse de agua.

Se recomienda revisar todos los canales de paso de agua para verificar qué es lo que está produciendo que el agua no corra de manera normal.

Si tras revisarlo todo vemos que seguimos con el mismo problema, deberemos llamar a un técnico, ya que puede deberse a otro tipo de problemas más específicos.

Si por el contrario, en vez de no llenarse bien, nuestro lavavajillas no desagua correctamente y cuando lo abres aún queda agua dentro, como si el ciclo de lavado no hubiese terminado, puede deberse a estas posibles causas.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Una de las causas puede ser un posible atasco en las tuberías de la vivienda. Por otro lado, al igual que con el problema anterior, aquí también puede deberse a que la manguera de desagüe esté doblada. Debemos revisar que no tenga pliegues.

También esta avería puede deberse a la obstrucción en la bomba de desagüe, por algún objeto, que hace que la hélice de vaciado no gire correctamente. Si al poner la bomba en marcha no escucha ruido, lo más probable es que esté obstruido.

Un fallo de corriente del módulo eléctrico también podría ser la causa de la avería, en este caso, esto ya sería algo más grave y que debe arreglar un profesional específico.

Otro de los problemas con los que nos podemos encontrar es que el consumo de sal es excesivo. Esto se da por varias razones, entre ellas que esté en mal estado, defectuosa o dañada tanto la placa electrónica, la electroválvula de regeneración o el propio dosificador. En este último caso, debemos cambiar el ablandador del agua. Otra causa puede ser que el tapón del depósito no cierre herméticamente.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Debemos revisarlo todo correctamente para asegurarnos y saber de dónde viene el problema, para atacarlo directamente.

Si la pastilla de detergente no se disuelve, esto podría suponer un problema o alarmarnos de una posible avería, ya que nuestro electrodoméstico no nos limpiaría bien la vajilla, por lo que no estaría realizando su función correctamente. Esto se puede deber a qué el aspa superior tenga problemas de obstrucción y no golpee directamente a la pasilla, y ésta no se disuelva. Que el cajetín no cierre ni abra correctamente, el problema puede estar ocasionado por esto. También debemos comprobar que el cajetín no estuviese húmedo al insertar la pastilla, ya que si ha sido así, la pastilla se habrá quedado pegada, ocasionando que no se disuelva.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Si encontramos los pilotos de nuestro lavavajillas parpadeando y no se inicia el lavado, lo más habitual es que la intermitencia se deba a que la puerta no está correctamente cerrada. Los pilotos de los lavavajillas suelen tener sólo dos funciones de alarma, y no son referente a nada mecánico. Tan sólo se encienden cuando le lavavajillas requiere más sal o abrillantador.

Si al finalizar el lavado notamos que hay diferencia en la limpieza entre la bandeja inferior y superior. Normalmente eso suele deberse a que las hélices inferiores o superiores no giran bien. Las inferiores son más fáciles de obstruir y se suele dar por algún cuerpo extraño como un tenedor, cuchillo etc.

Por último, otra de las averías más comunes y a las que nos enfrentamos habitualmente es la de que nuestro lavavajillas no seque correctamente. Una de las causas es que necesite más abrillantador, algo fácil de solucionar. Otros dos motivos por los que se puede dar esta consecuencia, y que ya no son tan sencillos de solucionar, son que la resistencia se haya quemado o deteriorado y que el termostato de nuestro electrodoméstico se haya estropeado.

Problemas frecuentes del lavavajillas

Como veis, existen muchas averías simples con fácil solución y que se puede realizar desde casa y sin invertir demasiado tiempo. Éstas, se pueden evitar llevando un buen mantenimiento y cuidando nuestro lavavajillas. Como hemos visto, en otras ocasiones, las averías o problemas son más graves y necesitaremos de la ayuda de un especialista, por lo que desde M. J. Suazo nos ponemos a vuestra disposición con nuestro servicio técnico.

Ahorrar con tu vitrocerámica

La vitrocerámica se ha convertido en uno de los electrodomésticos más usados en nuestro hogar, y teniendo el cuenta el precio de la electricidad actualmente, ¿qué te parece si te damos algunos trucos para ahorrar cocinando con tu vitrocerámica?shutterstock_420628237

1. Intenta mantener puestas las tapas en las ollas y cacerolas para mantener el calor dentro. Cuando no puedas porque necesites que el calor se evapore, intenta dejar lo máximo cubierto por la tapa para cocinar más rápido.

2. Cocina las legumbres en la olla exprés. Suelen necesitar mas tiempo de cocción y es por ello que gracias al uso de la olla exprés podrás reducir el tiempo de encendido de la vitrocerámica.

3. Usa ollas y sartenes con el mismo diámetro que los “fuegos” de tu vitrocerámica, El calor se repartirá eficientemente y no desaprovecharás energía (y dinero).

4. Manten siempre la vitrocerámica limpia. Si tiene una capa de restos de residuos, calentará primero éstos, y no irá a la olla o sartén. Por ello siempre recomendamos limpiarla después de cada uso con productos específicos para su vitroerámica.

5. Si tu vitrocerámica es de inducción, usa ollas y sartenes específicas para este tipo de vitrocerámicas. Además de ser peligroso, puede dañar aquellos elementos que uses y que no estén preparados para la inducción.

6. Para hervir agua, a falta de hervidor, es mejor usar un cazo pequeño y tapado que una olla grande. Hay más cantidad de agua y superficie por donde se dispersa el calor.

7. Usa el calor residual de la vitrocerámica. Si has cocinado y tienes que terminar de darle “ese punto” al arroz o a la pasta, apaga el fuego  minutos antes de servirlo y obtendrás platos de estrella michelín.

Esperamos que os resulten útiles estos consejos en el uso de vitrocerámicas, y si tenéis dudas o necesitáis una reparación, ¡estamos aquí para resolverlas! 😀

Consejos para el mantenimiento de electrodomésticos en vacaciones

¿Eres planificador o desastre? Consejos para el mantenimiento de electrodomésticos durante tus salidas vacacionales.

Con la llegada de las primeras salidas de vacaciones, nos planteamos qué hacer con nuestros electrodomésticos, si dejarlos enchufados o aprovechar para una limpieza en profundidad. Aquí van algunos consejos que seguro te ayudarán en la planificación para este mes.

 

1 Si eres un/a planificador/a

obsesivos

  • Desenchufa electrodomésticos como TV, microondas, hornos, etc. Consumen electricidad estando en standby y no tendrán uso. El teléfono portátil, el fijo, ese también.
  • Aprovecha durante las semanas anteriores y ve consumiendo todos los alimentos perecederos del frigorífico y congelador. De la mezcla de todos han salido ideas geniales y platos de alta cocina… así que…¡imaginación al poder!
  • Cuando ya no quede nada en el frigorífico y congelador, aprovecha para descongelar y desaguarlo. Introduce un limón cortado o un vaso de bicarbonato para evitar los malos olores y deja la puerta abierta para evitar la concentración de humedad.

Te dejamos una lista de alimentos y duración en el frigorífico.

  • Carne de ave fresca, embutidos, ternera, cordero, hamburguesas, carne picada o pescado: de 1 a 2 días
  • Carnes asadas, sobras, ensaladas de huevo, pollo, jamón, leche abierta, pasta: de 3 a 5 días
  • Huevos y mantequilla: de 2 a 3 semanas

 

2. Si eres un/a desastre:

mesa-desorganizada-concurso

– Desenchufa todos los electrodomésticos, repasa la lavadora, el microondas, la secadora (que no sabes porqué pero la tienes enchufada con el calor que hace), etc.

– Intenta ir comiendo e innovando culinariamente, haz una clasificación de aquellos productos que puedes o no congelar.  Las verduras suelen tener mucha cantidad de agua y celulosa y si las congelamos pierden su textura, la carne, pescado y guisos en general (salvo los que lleven patatas) suelen ser una buena elección para tener en el congelador.

– Una vez realizado todo el proceso de selección, divide y congela lo que puedas congelar.

 

 

Pero atención, ¿Cómo puedes  saber si tu congelador a mantenido la cadena de frío?

Nevera-en-las-últimas-Recetas-de-pasta-con-pocos-ingredientes1

Un truco muy sencillo es meter un pequeño vaso de agua, congelarla y posteriormente colocarle encima una moneda. Si cuando llegues a casa la moneda sigue arriba no ha habido ningún problema, si por el contrario, la moneda se encuentra abajo o a la mitad… es el momento de contactar con nosotros para ayudarte a reparar tu congelador o frigorífico y ayudarte con el problema.

¿Reparar o sustituir tu electrodoméstico por uno nuevo?

La vida de un electrodoméstico ha variado con el paso del tiempo, si bien antes los electrodomésticos del hogar se desarrollaban para funcionar durante el máximo tiempo posible (aún existen frigoríficos y lavadoras de más de 20 años); en la actualidad nos encontramos con un avance en el desarrollo de los mismos, que hace que cuando pasan los 7-8 años se queden obsoletos.

Cuando nos enfrentamos a los principales problemas en el funcionamiento de nuestros electrodomésticos debemos tomar la difícil decisión de invertir en uno nuevo o repararlo.

342A452E-028B-4490-97A9-CBF172A13C81.jpg__680__460__CROPz0x680y460

 

Con la actual crisis económica, la reparación de electrodomésticos ha aumentado un 40% respecto a periodos anteriores. Este hecho repercute positivamente no solo en nuestro bolsillo, sino en la sostenibilidad del medio ambiente.

Por tanto, y una vez nos decidimos por reparar nuestro electrodoméstico, ¿Cuáles son las diferentes opciones?

  1. Tutoriales de youtube

Suelen ser completos, explican paso a paso todo el procedimiento, y existen diferentes opciones para arreglar un mismo electrodoméstico.

  1. Guías de fabricantes

En los propios manuales de usuario de nuestros productos, existen instrucciones para reparar y verificar los principales problemas e incidencias que pueden presentar.

  1. Llamar a un profesional especializado

Este recurso suele ser el más usado para electrodomésticos como lavadoras, frigoríficos y aires acondicionados por la complejidad que presentan su desmontaje e identificación de piezas.

Desde Suazo disponemos no solo de profesionales especializados en la reparación de electrodomésticos, también disponemos de una amplia selección de repuestos en nuestra tienda online, en la que podrás demostrar a toda la familia que con los repuestos adecuados, no hay reparación que se resista, y si es el caso contrario, siempre podrás llamar a especialistas en reparaciones 😉

Con una herramienta de filtrado por producto, nuestra tienda online contiene desde platos de microondas para modelos específicos, hasta termostatos para modelos de frigoríficos.

Te recomendamos que visites esta sección de repuestos y si tienes dudas, por favor, contacta con nosotros que nuestro equipo estará encantado de asesorarte.

El seguro que tu electrodoméstico se merece

En M. J. Suazo sabemos la importancia que tienen los electrodomésticos en un hogar, desde el más pequeño, hasta el más grande.

Además de ser imprescindibles en tu día a día, sabemos que conlleva un esfuerzo económico adquirirlos, y que una vez que los tienes, no quieres que una avería suponga tanto un imprevisto económico, como un imprevisto a la hora de no poder llevar a cabo la acción para la que dicho electrodoméstico está destinado.

Por todo esto, te ofrecemos una solución: Un seguro integral de electrodomésticos para particulares y hostelería.

Este seguro te proporcionará tranquilidad, ya que pagando una pequeña cuota anual, que varía dependiendo del electrodoméstico que asegure, se garantiza, durante un año, la mano de obra y el desplazamiento para poder solventar el problema de su electrodoméstico.

Sólo tendrías que hacerte cargo de las piezas necesarias para el arreglo, evitándote los demás gastos.

Seguro Integral Electrodoméstico

Además, en M. J. Suazo le damos prioridad a nuestros asegurados, por lo que garantizamos que el técnico estará en su vivienda en menos de 24 horas.

Con el seguro integral de electrodomésticos evitarás problemas y reducirás los gastos imprevistos que suponen la reparación de un electrodoméstico, tanto si eres un particular, como si perteneces al sector hostelero.

 

Seguro Integral Electrodoméstico

Además si eres arrendatario y tienes viviendas en alquiler, puedes evitar gastos, molestias y dolores de cabeza, ya que incluiremos nuestro número de teléfono en el electrodoméstico, una vez que contrates el seguro, por lo que el inquilino podrá llamar a nuestro servicio técnico sin tener que molestarte y ya nosotros nos pondremos en contacto contigo cuando finalicemos el arreglo.

Contratar el seguro es muy fácil, contacta con M. J Suazo, nuestro técnico acudirá a tu vivienda y revisará el electrodoméstico que quieres asegurar. Cuando el técnico apruebe la solicitud, deberás rellenar un sencillo formulario y seguidamente ya tendrás el seguro integral anual.

Quince días antes de que cumpla el seguro, nos pondremos en contacto contigo para informarte de su caducidad y ofrecerte la posibilidad de renovación durante un año más.

¡Así de sencillo! Consúltanos en M. J. Suazo y no dejes que una avería te haga tener un mal día.

Cómo quitar los arañazos de tu vitrocerámica

La vitrocerámica es uno de los electrodomésticos a los que más uso se le da diariamente y de los que más sufren. La placa de vitrocerámica es muy cómoda de limpiar, pero fácil de rayar. Hoy te proponemos algunas técnicas para eliminar esos pequeños rasguños y recuperar su aspecto brillante e impoluto. Eso sí, si notas que la estructura está muy dañada, lo mejor será consultar con un profesional, ya que si ha sufrido algún golpe es posible que exista alguna rotura interna que haga que nuestra vitrocerámica no funcione correctamente, lo cual, al ser una fuente de calor, se convierte en un auténtico peligro en el hogar.

 

vitrocerámica arañazos

 

Pasta de dientes:

Uno de los trucos más conocidos para reparar este tipo de raspones de nuestra vitrocerámica es la pasta de dientes. Suele funcionar para arañazos pequeños y no muy profundos. Para ello, colocamos una pequeña cantidad de pasta dentífrica blanca en un trapo de algodón y frotamos la zona dañada hasta que desaparezca el arañazo. Al final, usamos un paño limpio para eliminar los restos de pasta y sacar brillo.

Amoniaco:

Otro consejo para eliminar arañazos de tu vitrocerámica es usar una solución de amoniaco. Mezclando agua y bicarbonato conseguimos una mezcla parecida a la de la pasta de dientes. Posteriormente, mojamos un paño y lo aplicamos haciendo movimientos circulares, podremos comprobar cómo esos pequeños arañazos van desapareciendo.

Limpiador de manteles:

El limpiador de manteles es otra solución que podríamos utilizar para eliminar esos rasguños de nuestra virocerámica. Para ello, usamos una pequeña cantidad de crema limpiadora con un paño suave o incluso con discos de algodón. Antes de aplicarlo por toda la placa, hacemos una pequeña prueba en una zona menos visible y si vemos que funciona repetimos el procedimiento en toda la placa. Después eliminamos los restos de limpiador con un trapo húmedo y limpio.

Bicarbonato de sodio:

Por último otra de las alternativas que podemos utilizar para reparar esas rozaduras de la placa sería usar bicarbonato de sodio. Mezclamos el agua y bicarbonato creando una pasta consistente y densa, asegurándonos de que no sea demasiado seca ya que podría estropear la placa. Aplicamos la pasta con un paño suave y frotamos con cuidado.

No obstante, el mejor consejo para conseguir que la vitrocerámica esté perfecta y poder deshacernos fácilmente de los pequeños raspones, es hacer una buena limpieza diaria y mantenimiento. En nuestro post Consejos para cuidar tu vitrocerámica te damos más detalles para mantener tu vitrocerámica como el primer día.

Ahorra energía con el lavavajillas

¿Sabías que utilizando el lavavajillas se utiliza menos agua y energía que lavando a mano?

Algunos expertos dicen que, el uso del lavavajillas de una forma correcta, puede hacer que ahorremos más energía y agua que lavando los platos mano a mano ¡casi un 60%! Para ello solo tenemos que seguir una serie de consejos, así que tomen nota.

 

fregar-a-mano-usar-lavavajillas

 

Trucos para ahorrar agua y energía

  • En primer lugar, hay que tener en cuenta que los electrodomésticos con la etiqueta energética de clase A consumen menos agua por lavado, en concreto unos 15 litros, frente a los 119 litros de agua empleada para lavar la misma cantidad en el fregadero. Además de consumir un 10% menos de energía. Por lo tanto un lavavajillas con esta características es lo ideal para un mayor consumo de energía.
  • Asegúrese de usar el lavavajillas en 50ºC – 55ºC, Modo económico o programas automáticos, y usar programas cortos y a baja temperatura siempre que sea posible. Ahorrará hasta alrededor de 84kWh de electricidad y hasta 1.497 litros de agua en un año. Lo que permitirá a los consumidores ahorrar energía, tiempo y dinero.
  • Utiliza el lavavajillas totalmente lleno. Si usamos el lavavajillas a plena carga gastamos un 40% menos de agua que si lo fregamos a mano, ya que se desperdicia más agua. Es preferible que cargues al 100% de su capacidad el lavavajillas y uses un programa más largo de lavado antes que cargarlo a medias y ponerlo dos o tres veces.
  • Cada cierto tiempo, revise y limpie los desagües y filtros para eliminar los depósitos de grasa o cal del interior y así garantizar un funcionamiento eficaz.

 

ahorra energía lavavajillas

 

 

Manteniendo estos buenos hábitos de consumo controlaremos el gasto e incluso disminuiremos nuestra factura de electricidad. Una acción tan sencilla como poner un lavavajillas puede hacernos ahorrar mucho dinero a lo largo del año.

Fallos más comunes del aire acondicionado

Los errores más comunes del aire acondicionado son:

Mi aire acondicionado pierde agua por el split o la unidad interior: Puede haber más de un motivo para esto, uno de ellos puede ser la acumulación de sedimentos en la bandeja provocando el atasco del desagüe. Otro motivo puede ser si tu aparato desagua en un bidón, el tubo no debe avanzar mucho en el interior y cuando el agua cubre la boca puede provocar desbordamiento. A veces la falta de refrigerante en el circuito condensa fuera de la bandeja provocando el mismo problema. Si no sabe muy bien cuál puede ser el motivo, lo mejor es que llame al técnico.

Mi aire acondicionado no enfría bien: Con este síntoma es muy probable que le falte refrigerante al circuito. Es aconsejable llamar al técnico para que localice la fuga y posteriormente realice la carga del refrigerante.

Suena un fuerte ruido al conectar mi aire acondicionado: Lo único que puede motivar ese ruido es el ventilador que puede tener mal los cojinetes que a su vez provocan el roce de la turbina. Es aconsejable llamar al técnico para que lo solucione cuanto antes.

 Mi aire acondicionado cuando lo conecto parpadean las luces y no funciona: Consulte en el manual el número de parpadeos de las luces por si le está indicando una posible avería.

Cuando conecto mi aire no hace nada: Compruebe que las pilas del mando a distancia estén con carga y proceda a cambiarlas. Si sigue el problema, compruebe que el circuito que alimenta el aire esté conectado y con corriente, si continúa sin hacer nada, levante la tapa y en el lado derecho encontrarás un pulsador para funcionamiento manual. Si persiste llame al técnico.

Hay que tener en cuenta que para trabajar con este tipo de equipos es necesario que poseer un certificado acreditativo de la competencia para la manipulación de éstos.

En M. J. Suazo López poseemos el Certificado como empresa instaladora, mantenedora o reparadora de aparatos fijos de refrigeración, aire acondicionado y bomba de calor según el reglamento de la CE 842/2006, reglamento (CE) NO 303/2008 y Real Decreto 795/2010.

No te la juegues, trabaja con profesionales y exige el Certificado.

 

Garantiza la vida de tus electrodomésticos

Con M. J. Suazo puedes ahorrarte dinero, problemas e imprevistos ¿cómo?

Muy sencillo, contratando nuestra garantía de 5 años por solo 69€

Con nuestra garantía tendrás:

• 5 años de tranquilidad

• 5 años de servicio completo

• Averías eléctricas y mecánicas

• Averías por uso y desgaste

• Mano de obra de técnicos

• Piezas y componentes

• Desplazamiento de técnicos y transporte

¿No crees que merece la pena?

Acércate por nuestras instalaciones y contrata 5 años de tranquilidad