La cocina de gas vuelve para quedarse

Frente a otras cocinas –inducción, placa eléctrica o vitrocerámica–, la de gas había quedado relegada. Pero ahora regresa con fuerza, tanto que vuelve a estar de moda. En primer lugar, la “resurrección” de la cocina a gas viene de la mano de la pasión por la gastrococina o cocina de autor. “Cocina como un chef, elige el gas”, es el lema, por ejemplo, de una reputada marca de “gasodomésticos”, Vitrokitchen, especializada en los básicos hornillos hasta las más sofisticadas cocinas y vanguardistas sistemas de cocción, como la única vitrocerámica a gas del mercado.

La cocina de gas vuelve para quedarse

La cuestión es, no obstante, que no le falta razón. Desde hace mucho tiempo –y ahora más– los cocineros profesionales se han decantado por cocinas y hornos a gas en lugar de los eléctricos, básicamente, por la eficacia de su “a fuego lento”, su mejor distribución del calor y porque permite una mejor versatilidad a la hora de cambios de temperatura e, incluso, de las técnicas a aplicar o el menaje a utilizar. Y el mensaje ha acabado calando. También en el ámbito doméstico, las cocinas y hornos a gas ofrecen importantes beneficios y ventajas frente a la vitrocerámica o la inducción, por ejemplo. Y no solo en cuanto a la “calidad” de lo cocinado.

El gas también supone un notable ahorro energético –con lo que significa de sostenibilidad ambiental–, pero también un notable ahorro económico. Hoy en día, el gas es la opción más eficiente para cocinar. Ya sea el gas Butano, aprovechando además la bajada de precio de sus tradicionales bombonas de 12,5 kg., como el cada vez más popular gas Propano, ya sea canalizado, a granel o envasado también en bombonas de 11 y 35 kg. El despliegue cada vez mayor de las redes de gas natural, también están influyendo en la recuperación de la cocina de gas.

La cocina de gas vuelve para quedarse

Si repasamos los precios del suministro de Electricidad, por ejemplo, las tarifas se sitúan en una media de 0,13 €/KWh –sin incluir IVA ni los costes fijos–, frente al 0,05 €/KWh del Gas Natural o el 0,08 €/KWh del Propano en bombonas o canalizado (a granel suele ser más caro). El precio del Butano es similar al Propano, si bien los expertos señalan que la ventaja del Propano está en que necesita menor consumo para alcanzar altas temperaturas y que se puede usar en condiciones de baja temperatura, incluso bajo cero.

Hay quien ha hecho una media ponderada y calculado que la hora de uso de una cocina de gas a máxima potencia tiene un coste de 15 céntimos, mientras que en una cocina de inducción es de 91 céntimos.

El gas natural es, en cualquier caso, el que va a provocar la próxima revolución de las cocinas de gas. Ya en marcha, como decimos, aunque la oferta de cocinas que usan gas natural está aún por debajo de las que utilizan el Butano/Propano tanto en variedad como, además, en precio. Actualmente, son más caras las que emplean gas natural, aunque todo es cuestión de comparar modelos y necesidades.

La cocina de gas vuelve para quedarse

Lo que no hemos dicho es que, prácticamente la gran mayoría de modelos de cocina de gas que actualmente están en venta –aunque también hay placas exentas, sobre todo en alta gama– incluyen también un horno de gas. Desprenderse del horno eléctrico, suele ser una decisión que cuesta más que cambiar la vitrocerámica, la cocina de inducción o la placa eléctrica. No obstante, algunas marcas –que lo saben– están ofreciendo ya modelos mixtos con cocina a gas y horno eléctrico multifunción. Además, el uso cada vez más común de hornos eléctricos exentos permite, en cualquier caso, mantenerlo.

Aún así, el mismo argumento con el que reputados chefs defienden la cocina a gas, suele usarse también para el horno: el resultado, desde el punto de vista gastronómico, queda mejor a gas. Si bien, el debate con el horno es mayor porque el eléctrico permite una gama de usos mucho más amplio. En cualquier caso, lo irrebatible es, sin duda, el ahorro del coste medioambiental y por supuesto económico.

La cocina de gas vuelve para quedarse

Hoy día, ya sea para Butano, Propano o gas Natural, en casi todas las marcas coexisten una amplia gama de cocinas tradicionales –habitualmente, de cuatro quemadores– con otros modelos que incluyen alta tecnología que garantiza una mayor uniformidad de cocción, temperaturas más constantes y tiempos de preparación reducidos, entre otras ventajas. Claro que, no obstante, esto se nota en el precio. Pero las opciones están ahí. Y suelen merecerlo…

El mercado oferta hoy cocinas de gas de cuatro quemadores y horno desde propuestas muy básicas de 205,00 € a otras casi profesionales de 1.150,00 € de acero inoxidable, con autoencendido, cinco fuegos y ciertas características especiales, como ventilación tangencial de enfriamiento. Como ocurre con muchos electrodomésticos, la virtud suele estar en el punto medio, ya que la mayor parte de la oferta se concentra entre los 300,00 y 450,00 €. Y es mayor actualmente en modelos a gas Butano/Propano –suelen ser compatibles– que a gas Natural, pero el mercado crece día a día.

Por si no ha quedado claro, los modelos a gas Butano/Propano no son compatibles con el gas Natural. En muchos domicilios, sobre todo del centro y norte de España, el gas Natural está más que consolidado como la fuente energética de la calefacción del hogar a través de una caldera. Conectar la conducción de gas a la cocina es bien fácil, eso sí, siempre debe de hacerse por instaladores autorizados.

Otra fortaleza de las cocinas de gas frente a la vitrocerámica y también la inducción es su durabilidad. Son, sin duda, más resistentes. Además, a su favor, también hay que decir que el diseño de las placas de gas ha evolucionado también enormemente en dotación y confort. El autoencendido integrado es bastante común, y hay modelos que incorporan medidas de seguridad electrónicas, como el llamado GasStop, que hacen que el hornillo se cierre automáticamente en caso de no detectar llama. Los quemadores también han gozado de una gran evolución tecnológica, así como las parrillas.

La cocina de gas vuelve para quedarse

En su contra, sobre todo la limpieza, pero no es nada que no se puede sobrellevar. Hay trucos, por ejemplo, para mantener los quemadores en perfecto estado, como meterlos de vez en cuando en una olla con vinagre (y agua) en ebullición. Aunque ya están anticuados. Todos los fabricantes insisten, por ejemplo, en quemadores esmaltados más duraderos y fáciles de limpiar, lo mismo que las parrillas o soportes, que pueden incluso meterse en el lavavajillas.

Las baterías de cocina para cocina de gas –aunque en la práctica permiten su uso en todo tipo de fuente de calor– también están viviendo una verdadera revolución, con bases difusoras de mayor calidad o asas de acero antitérmico. Eso sí, cada vez, con menor presencia del teflón, material sobre el que cada vez hay mayores evidencias de su toxicidad. El barro, el vidrio refractario y vitrocerámico, el titanio y el hierro fundido, son las mejores opciones. También el acero inoxidable, con una buena aleación, y multicapa, aunque exige un mejor cuidado. Las sartenes no son, ni mucho menos, antiadherentes. Pero también vuelven a ponerse de moda.

Si quieres más información o tienes alguna duda al respecto, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites.

Reparar o cambiar el horno: la pregunta del nuevo año

A partir de nuestras recomendaciones sobre la limpieza del horno, algunos clientes nos han trasmitido acerca de este electrodoméstico imprescindible en nuestra cocina “la” pregunta; la misma que siempre surge cuando hablamos del horno si comienza a fallar o ya han pasado por él los años: ¿lo reparamos? ¿lo cambiamos? ¿compramos uno nuevo?

La respuesta no es fácil. Cada horno es un mundo, y cada familia tiene de él una necesidad distinta. Pero sí se pueden ofrecer unas respuestas básicas. Y todo partiendo de que el horno es quizás –junto a la aparición de los robots de cocina–, el electrodoméstico que más ha evolucionado, el que más ha modernizado nuestra cocina. En apenas unos años, el salto de calidad –y prestaciones– ha sido más que considerable. Es sin duda la nueva estrella de la cocina.

Eso sí, como prácticamente todos los grandes electrodomésticos, la vida útil de un horno se estima entre nueve y diez años. Si su horno de gas ya los ha cumplido, es entonces momento de plantearse adquirir uno nuevo. Aunque debemos de advertir, por experiencia, que con un correcto mantenimiento los hay que extienden su uso entre 13 y 17 años. Y no precisamente, como suele decirse, como “guarda sartenes”.

Veamos. Acerca del óptimo mantenimiento –más allá de la limpieza–, se debe insistir en el uso de recipientes adecuados. Los más recomendables son los de materiales refractarios de colores oscuros, ya que conservan mejor el calor. Hay quien opina que los de silicona, tan de moda, dañan los sensores de humedad de los hornos que lo poseen. No lo podemos afirmar…

Un uso incorrecto muy común es dejar la puerta abierta para que se enfríe más rápido. Sin embargo, esta acción suele provocar daño en las gomas, lo que hará que deje de cerrar herméticamente. Un daño que se pagará caro…

Lo primero que hay que decir es que en un horno, sometido a temperaturas muy superiores a 200º, pueden aparecer muchos tipos de pequeñas averías. Desde el ventilador –fácilmente apreciable, porque deja de oírse su peculiar bramido–, la bombilla, las gomas y, sobre todo, las resistencias. Y más.

La avería más común –bueno, exactamente la consecuencia de la avería más común– es que el horno no calienta. Suele producirse por el fallo de las resistencias, ya que estas tienen una vida útil limitada, aunque depende de múltiples factores: uso, marca, calidad, etc.

Un horno convencional suele llevar dos resistencias, aunque realmente ya se ha hecho común una tercera. La inferior, la superior (la que presta la función grill) y la denominada turbo, que suele estar detrás, cercana al ventilador, y aporta un extra de temperatura.

Intentar reparar un horno es un atrevimiento si no se poseen algunos mínimos conocimientos. Lo suyo es llamar a un técnico. Si desea enfrentarse a la reparación, la regla básica, como en todo, es desconectar la alimentación eléctrica. Y mucha paciencia.

Desarmado el horno del mueble, hay que apartar la tapa. Con un simple polímetro, hay que examinar si la resistencia está o no derivada. Es decir, si da o no continuidad. La falta de uso muchas veces produce alguna derivación. Y realmente sucede. Es una avería, no obstante, fácilmente reparable.

Si hay una derivación lo sabríamos porque a los pocos minutos de estar el horno en marcha nos saltará el diferencial. A veces, da continuidad, pero aún así salta el diferencial. Ocurre porque en este tipo de resistencias de calor secas al dilatarse y contraerse, algunas veces toca con la envoltura metálica… y entonces se produce la derivación. La solución es cambiar las resistencias. O también puede ser que haya un cable pelado o derretido.

Sí podemos dar, por ejemplo, otros consejos para que mantengas tu horno en óptimas condiciones. Y tan fáciles como evitar usar alimentos todavía congelados, no abrir constantemente la puerta (se pierde hasta el 20% de la energía acumulada con solo abrirla una única vez) o apagarlo cinco minutos antes del tiempo programado y esperar al menos esos cinco minutos para abrirlo.

Si la decisión –o la avería no te ha dejado más remedio– ha sido comprar un nuevo horno, realmente te enfrentarás a un gran número de decisiones más allá del volumen ya que se pueden encontrar modelos entre los 53 y 71 litros. Aunque si va encastrado lo primero que hay que tener en cuenta es el ancho, el alto y la profundidad. Lo habitual es un ancho de 60 centímetros (59,5 realmente), pero los hay con algo menos (compactos) o de hasta 90 cm. (extragrande).

Más allá, algunas opciones aparentemente secundarias no lo son, como el bloqueo infantil o la limpieza pirolítica, imprescindible (otro modo de limpieza es la catálisis, pero la pirolisis es más barata y completa). Hoy se han convertido –o debería convertirse– en opciones de serie. Y damos por supuesto que hablamos de hornos multifunción, que son la gama más generalizada: calor arriba y abajo, precalentamiento, grill, ventilador, control de temperatura. Realmente se diferencian a su vez entre modelos de “Aire pulsado” y otros de “Calor giratorio”.

Elegir uno u otro, muy básicamente, es una decisión que tiene que ver sobre todo con el uso que hagamos del horno. Si es muy habitual, el calor giratorio, con su casi inexistente precalentamiento y la cocción simultánea en 3 o 4 niveles sin que se mezclen olores, es más recomendable.

Ya apenas se ven hornos convencionales con cuatro modos de cocción (aunque siguen estando en el mercado para usuarios esporádicos) y los hornos a vapor de las cocinas profesionales –que son el futuro en nuestras casas– aún no se han extendido.

No nos referimos aquí al horno eléctrico, mucho más que un simple microondas, que va ganando espacio en las cocinas, pero que entendemos como otro electrodoméstico distinto. Puede solventar la falta de un horno multifunción, pero no son ni mucho menos comparables en las posibilidades gastronómicas… La eficiencia energética hay que tenerla en cuenta, pero sepa que apenas hay modelos A+ y menos aún A++.

El precio no debería ser un inconveniente, ya que hay modelos de calidad más que contrastada por 300 €. Aunque el mercado ofrece modelos que no alcanzan los 200 € y otros que superan los 500. En su mayoría son modelos que pueden situarse hasta en cinco alturas diferentes. El horno debajo de la vitrocerámica o la cocina de gas son ya historia…

Trucos para limpiar tu horno después de las fiestas

El Roscón de Reyes, el pavo de Nochevieja, la lubina de Navidad… tu horno también necesita reponerse del estrés de las fiestas en el que, seguramente, ni te ha dado tiempo a limpiarlo a fondo. Ya es hora.

El supermercado –y cualquier droguería– abastece de multitud de productos para una correcta limpieza. A nosotros, sin embargo, nos gusta recurrir a métodos caseros que, cuanto menos, nos parecen igual de eficaces, pero, eso sí, menos contaminantes.

Y, por supuesto, baratos. El limón, el bicarbonato o el vinagre son remedios naturales que ayudan a desengrasar. Y de siempre han tenido su sitio en la cocina. Los hornos  –a excepción de los que incorporan la función autolimpiado, aunque aún así es recomendable también someterlo a estos remedios caseros– son ideales para comprobar que no estamos hablando de leyendas urbanas.

Trucos para limpiar tu horno después de las fiestas

La limpieza del horno es una tarea que necesitaríamos hacer con más regularidad de la que, realmente, hacemos. Un horno limpio no solo garantiza una mejor salud, sino que también favorece una larga vida a este electrodoméstico, imprescindible en nuestro hogar.

Sin embargo, el recurso constante a productos químicos, lejos de favorecerlo, puede también dañarlo. Por eso, nos gusta recomendar estas soluciones naturales que, digámoslo así, no son tan agresivas, no ya con la protección del medio ambiente, sino con nuestro propio horno.

Elegir una u otra de estas soluciones no tiene que ver tanto con su eficacia, sino con nuestras preferencias: por su olor, por su tacto… en general, cada una de ellas es una buena opción. Aunque no siempre se adaptan a nuestras necesidades.

No hay regla general, pero también podemos elegir según el tipo de uso que le damos al horno a veces rinde más una solución que otra: el limón si lo empleamos básicamente con pescado, el vinagre si lo que solemos asar es carne, el bicarbonato si nos gusta las tartas y los bizcochos… A veces funciona mejor mezclar vinagre y bicarbonato…

Junto a ellos también podemos recurrir a otras soluciones como el uso de la levadura en vez de bicarbonato o la sal gruesa, casi siempre unida al bicarbonato, en vez del vinagre si no soportamos su intenso olor. Aunque estas soluciones nos gusta menos emplearla.

En cualquier caso, todas estas soluciones se deben hacer con el horno ya precalentado a una temperatura en torno a 200º durante diez minutos. Con eso debería ser suficiente. Y recuerda. No son excluyentes. Según el nivel de suciedad: limón, vinagre, bicarbonato sódico… o vinagre y bicarbonato.

Limón

Nuestra tierra es pródiga en limoneros. Así que nada mejor que coger del árbol unos cuantos limones y explorar sus propiedades desinfectantes, desengrasantes y antisépticas. Si bien al emplear el limón lo que proporcionamos, ante todo, es un eficiente desodorante, es decir, elimina el mal olor. Sobre todo, el que nos deja el pescado.

Trucos para limpiar tu horno después de las fiestas

Poned en la bandeja (o mejor aún, en algún recipiente apto para el horno sobre la rejilla) el zumo de dos o tres limones, y déjalo a 200º durante media hora. Sin embargo, hay que tener una serie de precauciones para evitar que se queme el zumo del limón, lo que suele ocurrir si nuestro horno es antiguo y no es digital.

A 250º el zumo del limón se va a quemar con toda seguridad, incluso a 200º es posible si nuestro horno no regula correctamente la temperatura. Bajad entonces a 150º (o incluso a 120º), ya que lo que buscamos es que el zumo de limón hierva simplemente… y de paso también nos aromatice toda la cocina.

Pero, atención, si no queremos correr el riego de que se queme el zumo también podemos añadirle agua en proporción de tres partes de agua por cada una de limón, o incluso mitad y mitad. Si es así también podemos dejar la cáscara de, al menos, un limón en el recipiente. Siempre ayuda…

No es una fórmula tan efectiva, pero funciona. Cuando el horno ya lo permita (que no esté completamente frío, y aún permanezca el vapor dentro del horno) pasad una bayeta por las paredes.

Vinagre

El vinagre tiene, en comparación con el limón, mayores propiedades antibacterianas y desengrasantes, por supuesto también antisépticas. Pero en contra tiene su olor, que en muchas casas no gusta. Pero es radicalmente efectivo.

Trucos para limpiar tu horno después de las fiestas

La primera pregunta a la que nos enfrentamos es, sin embargo, ¿qué tipo de vinagre? Evidentemente hay que descartar el que nos venden para su uso desinfectante, básicamente para la limpieza de baños y fregaderos. Es preferible utilizar alguno de uso comestible.

En general, se suele recomendar el vinagre de manzana, entre otras razones por su olor, menos invasivo, al que solemos ser más tolerante. Sin embargo, es preferible usar un vinagre de vino, evidentemente, estando donde estamos un vinagre del Marco de Jerez o, mejor aún, de vino de Chiclana, una de las estrellas de nuestra gastronomía.

Con el horno precalentado los diez minutos a 100 o 120º (ojo, y ¡ya apagado!,), lo mejor es echar el vinagre en un pulverizador y con él ir cubriendo sus paredes. Inmediatamente, limpiar con una bayeta ligeramente humedecida. Repetir si es necesario (que lo será).

También podemos hacer esta operación rebajando el vinagre con agua (hasta un máximo de tres de agua por una de vinagre) si queremos evitar su fuerte olor, pero que conste que también estaremos rebajando su eficacia.

Hay quien recomienda usar el vinagre igual que con el limón: es decir, ponerlo en la bandeja o en algún recipiente durante treinta minutos a 200º. No nos gusta demasiado porque no nos parece más efectiva, pero de hacerlo hay que tener la precaución de rebajar siempre el vinagre con agua (no es necesario que esté caliente).

Y al igual que con el limón vigilar que no se evapore del todo, y si es necesario bajar la temperatura hasta 120º. Lo que no vamos a ahorrarnos es pasar la bayeta humedecida y con fruición.

Bicarbonato

¿Qué se limpia con bicarbonato en una cocina…? Prácticamente todo, y el horno no iba a ser menos. Es una solución recomendable en caso de suciedad, digamos, exagerada. Aunque, particularmente, en el caso del horno, es preferible usarlo en combinación con otros remedios, como el vinagre.

Trucos para limpiar tu horno después de las fiestas

La solución quitagrasa más usual es simplemente pulverizar agua tibia y bicarbonato sódico en proporción cuatro a uno. O podemos simplemente añadir una cucharada de bicarbonato al pulverizador de vinagre y agua (ojo… con la espuma).

Pero el bicarbonato es más eficaz si se da directamente. Por ejemplo, si en la base del horno tenemos restos quemados o con manchas de grasa incrustadas. Entonces se puede, simplemente, esparcir directamente el bicarbonato y después rociarlo con el pulverizador con vinagre rebajado con agua. Así lo dejamos actuar durante unas dos horas y después lo limpiamos.

Si no quieres usar vinagre, en vez de usarlo seco convierte el bicarbonato en una pasta al mezclarla con un poco de agua en proporción de cinco a uno. También puedes hacerla más líquida añadiendo más agua (hasta mitad y mitad, como máximo). A más suciedad, más bicarbonato. La pasta la puedes esparcir con una esponja o un trapo a las paredes del horno.

El tiempo es proporcional a la suciedad. Hay quién recomienda incluso dejarlo durante doce horas, pero no es necesario. Basta con unas dos horas. Y el horno, recuerda, apagado… Puedes repetir la operación una o dos veces más.

Otra solución con bicarbonato y vinagre, útil también para paredes del horno que no salen solo con el vinagre, es hacer una pasta mezclando diez cucharadas de vinagre, cuatro de agua y tres de vinagre, que debe añadirse muy poco a poco, porque la reacción química a esta mezcla produce espuma.

La mezcla la dejamos actuar con el horno apagado una hora (o lo calentamos a baja temperatura diez minutos para acelerar el proceso) y aclaramos con el pulverizador de vinagre y agua, limpiamos y, finalmente, frotamos con la bayeta. Debe salir la grasa acumulado con relativa facilidad… Hay quien sugiere emplear levadura en vez de vinagre. No lo hemos probado, porque necesitaríamos cantidades ingente de levadura y, además, no estamos convencidos de su resultado. Puestos a sustituir, además, hemos visto que también hay quien sugiere sustituir en la combinación con el bicarbonato el vinagre por sal gruesa.

Un modo eficaz de actuar sin olor, pero también menos eficaz. Evidentemente, en este caso, hay que dejar diluir por completo la sal, que si no araña…

En todo este proceso, es posible, como hemos dicho, que observes que tu horno no regule las temperaturas de una manera rigurosa… entonces podríamos estar hablando de que necesite reparación. O incluso cambiarlo. Pero de esto hablaremos en nuestra próxima entrada.

¿Cómo mantener nuestro aire acondicionado?

Con la llegada del verano el aire acondicionado se convierte en nuestro mejor aliado. Es un placer llegar a casa, encender el aire y calmar el sofocante calor que traemos de la calle.

Pero para que siempre disfrutemos del aire acondicionado al 100% y a pleno rendimiento, sin inesperadas averías y altas facturas, debemos tener en cuenta algunos consejos y cuidados, y así mantenerlo correctamente y conseguir un funcionamiento perfecto.

¿Cómo mantener nuestro aire acondicionado?

Desde M. J. Suazo os damos algunas claves para conseguir sacarle el máximo partido a nuestro aparato y hacer que funcione siempre, como el primer día:

  • Una de las cosas más importantes a tener en cuenta, son los filtros. La limpieza de los filtros es fundamental e imprescindible para el buen estado de nuestro aire acondicionado. Los filtros absorben todas las partículas de polvo del aire de la habitación, por lo que éste se va acumulando dentro de nuestro aire, y una vez lleno, disminuye la capacidad de enfriamiento y el aire deja de ser fluido. Esto conlleva a un mayor gasto sin un correcto funcionamiento. Para evitarlo, se recomienda limpiar los filtro cada 6 meses aproximadamente. Los podremos limpiar con agua y jabón y esperar que estén secos antes de colocarlos. Los aparatos más modernos ya cuentan con una función de limpieza automática, por lo que asegura el buen funcionamiento del aire, en ese aspecto.

¿Cómo mantener nuestro aire acondicionado?

  • Otro aspecto esencial es la carga refrigerante. Debemos revisar que nuestro aparato no tenga ninguna fuga de aire, esto haría que no obtuviésemos todo el aire que estamos consumiendo. Su correcto mantenimiento, evitando fugas, alargará la vida útil de nuestro aparato. La supervisión de posibles fugas, siempre debe ser llevada a cabo por un profesional, especialista en este tipo de trabajos.

¿Cómo mantener nuestro aire acondicionado?

  • Cuando utilizamos el aire, para que podamos disfrutar de ese fresquito, se produce un proceso de evaporación que hace que dentro del sistema se vayan acumulando unas gotas de agua. Si no limpiamos esas gota del desagüe, provocará malos olores o una acumulación de agua sucia, que de no retirarse puede producir averías. Por eso debemos desaguarlo cada cierto tiempo.
  • Hay que revisar también la unidad exterior de nuestro aparato, ya que ésta suele estar situada al exterior y es más probable que no se encuentre en óptima condiciones. Debemos limpiar regularmente el polvo y la suciedad que se incrusta y reducen el rendimiento de los dispositivos interiores y aumenta el consumo eléctrico, además de ser un foco de infección y causa de averías.

¿Cómo mantener nuestro aire acondicionado?

Teniendo en cuenta y llevando a cabo estos consejos conseguiremos que nuestro aire acondicionado rinda al 100% y nosotros disfrutemos de su función. Si por el contrario, tu aparato no funciona correctamente o crees que puede tener una avería, ponte en contacto con nosotros, nuestro servicio técnico estará encantado de solucionar el problema.

¡Ojo con el congelador en verano!

Todos estábamos deseando que llegara el verano, y con él el buen tiempo y el calorcito. Pero debemos tener en cuenta que las altas temperaturas afectan negativamente a nuestros electrodomésticos.

Durante esta época utilizamos mucho más algunos de nuestros aparatos, y su rendimiento es mucho mayor que en otras estaciones del año. El frigorífico, el aire acondicionado y el congelador, son por ejemplo los que más sufren las consecuencias del verano.

Hoy, desde M. J. Suazo queremos hablaros del congelador, y de cómo podemos seguir algunas recomendaciones para su perfecto funcionamiento y que el calor no haga que se produzca una avería por mal uso del mismo.

¡Ojo con el congelador en verano!

Es cierto que el congelador es uno de los grandes olvidados, y que probablemente ninguno de nosotros recuerde ahora mismo todo lo que guardamos en él. Sin embargo, si queremos seguir conservando toda la comida que almacenamos debemos evitar ciertos errores muy comunes y llevar a cabo fáciles consejos para su mantenimiento y correcto funcionamiento.

¡Ojo con el congelador en verano!

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la cantidad de alimentos que guardamos en nuestro congelador. No podemos llenarlo demasiado, ya que si superamos la capacidad permitida, tendrá que trabajar el doble para congelar y cumplir su función, por lo que el gasto será mucho mayor y conseguiremos un peor rendimiento, haciendo que sea más fácil que se estropee y que el consumo sea mucho mayor, por lo que nuestro bolsillo también se verá afectado.

Deberíamos también etiquetar los alimentos que guardamos, poniendo lo que es y la fecha en la que lo congelamos, ya que ningún alimento es eterno, por mucho que esté congelado. De esta forma, es mucho más fácil deshacerse de ellos cuando, si se nos ha olvidado en el fondo del congelador, no lo vamos a consumir. Así dejaremos más espacio, lo vaciaremos habitualmente y no gastaremos energía para congelar algo que no nos vamos a comer.

¡Ojo con el congelador en verano!

También es recomendable etiquetar y ponerle nombre a los alimentos congelados para que, una vez que vayamos a buscarlos, los encontremos fácilmente y rápido, así no pasaremos demasiado tiempo con la puerta del congelador abierta, algo que nos hará gastar más dinero en nuestra factura y que puede hacer que nuestro congelador se averíe con más facilidad.

Debemos conocer el significado de las estrellas que tiene nuestro aparato, esto quiere decir que según el número de estrellas, congelará con mayor o menor intensidad. Cada estrella simboliza -6 grados centígrados y son necesarias tres para mantener los alimentos en condiciones favorables (a -18). Aunque lo óptimo para garantizar la congelación de una gran cantidad de comida (4,5 kilos o 100 litros en menos de 24 horas) son cuatro. Y si ves una estrella en diferente color o entre paréntesis, ¿sabes qué significa? Que tiene función de súper congelación.

También es importante saber si nuestro congelador es Frost o No Frost. Los modelos frost se escarchan y deben ser descongelados habitualmente, para así conseguir mantener todo el espacio útil y no consumir más energía de la normal. Por otro lado, los modelos no frost tienen un motor que enfría y un ventilador que reparte el frío de manera homogénea, por lo que nunca se formará hielo. Aún así en estos modelos hay que guardar todos los envases de forma hermética, ya que si no lo hacemos, el aire resecará el alimento que hayamos congelado.

¡Ojo con el congelador en verano!

Estos son algunos de los consejos que os recomendamos llevar a cabo desde M. J. Suazo, y así alargar la vida útil de nuestro congelador y hacer que, a pesar de las altas temperaturas del verano, funcione a la perfección.

Si por el contrario tienes algún problema o avería con tu electrodoméstico, llámanos, nuestro servicio técnico estará encantado de solucionar vuestro problema de la forma más sencilla y rápida posible.

Consejos para cuidar tu frigorífico en verano

Desde M. J. Suazo hoy queremos hablaros sobre los frigoríficos. Durante los meses de más calor del año, el consumo de alimentos fríos aumenta y hace que nuestro mejor aliado, el frigorífico, no rinda tanto como debería.

En verano, si queremos que nuestro electrodoméstico funcione correctamente y los alimentos se conserven de forma adecuada, debemos bajar la temperatura y ajustar el termostato entre 0º y 5 º.

Además de ajustar la temperatura, debemos tener en cuenta una serie de aspectos para hacer que funcione a la perfección:

  • No debemos sobrecargar la capacidad del frigorífico, ya que si no hay espacio entre los alimentos, el aire no tiene sitio para circular y distribuir la temperatura adecuadamente.

  • Debemos colocar los alimentos en el lugar correcto, ya que no todos los lugares del frigorífico mantienen la misma temperatura. La localización más fría se encuentra en el estante de abajo, donde se deberán colocar los alimentos más perecederos como carnes y pescados.

  • Las frutas y verduras tienen su propia zona en los cajones, los productos que recomiendan conservar en frío una vez abiertos, pueden distribuirse en las baldas medias y superiores. La puerta del frigorífico es la zona menos fría, perfecta para conservar bebidas, mantequillas, salsas….

  • Si tienes que guardar comida preparada no debes introducir alimentos calientes en el frigorífico, ya que el calor del plato hará que suba la temperatura y el frigorífico tardará más en refrigerar. Esto obligará al motor de nuestro aparato a redoblar sus esfuerzos, lo que significa más consumo eléctrico, y por lo tanto un incremento en la factura de la luz.

  • En estos meses el frigorífico se convierte en ese electrodoméstico que se abre con mayor frecuencia, pero debemos evitar abrir y cerrar la puerta constantemente, ya que con ello conseguiremos que aumente la temperatura en el interior.

  • La higiene del frigorífico es un factor muy importante, se debe limpiar regularmente, porque si el hielo se acumula, es un inconveniente para el buen funcionamiento del electrodoméstico.

  • Durante el verano, algunos alimentos desprenden olores muy fuertes. Para que nuestro aparato no coja olores y evitar esa situación tan desagradable, pondremos en un vaso de chupito dentro de la nevera con bicarbonato y este se encargara de absorber todos los olores.

  • Durante esta época del año es muy frecuente que el frigorífico realice un molesto sonido parecido a los que emiten los grillos. Para evitarlo y disminuir disminuir el calor, es recomendable que lo separes de la pared unos centímetros

Desde M. J. Suazo queremos que vuestro frigorífico rinda de la forma más óptima posible, por eso pensamos que siguiendo algunos de estos consejos conseguiremos alargar su vida útil y hacer que no sufra desperfectos ni averías en los meses que más lo necesitamos. Si aún siguiendo estas pautas ves que tu electrodoméstico no funciona correctamente, no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de ayudaros a solucionar el problema con nuestro Servicio Técnico.

¿Cómo ahorrar con el aire acondicionado?

Comienza el buen tiempo y con él, los días soleados y calurosos.

Un año más, desde M. J. Suazo queremos que disfrutes del verano al máximo, usando tu aire acondicionado en casa, para evitar sufrir esos desagradables golpes de calor y evitando también pagar de más en tu factura de la luz. Para que podamos conseguirlo, os dejamos unos consejos y así mejorar la eficiencia de tu aire acondicionado y reducir el coste energético.

  1. En primer lugar debemos comprar un aire acondicionado de bajo consumo. Los aires acondicionados vienen clasificados en A, B y C. Los que están clasificados con la letra A son de bajo consumo y podrás ahorrar hasta un 40% del consumo de energía.
  1. Es aconsejable que revisemos nuestro aparato y que éste tenga termostato y lectura numérica, ya que si no lo controlamos y se varía en un grado, esto supone una subida de hasta un 8% el consumo de energía.
  1. Instala el equipo en el lugar correcto, lo más alejado posible del sol directo y de electrodomésticos que generen calor. Si por el contrario lo coloca en un lugar donde el sol le esté dando constantemente, le costará más funcionar y consumirá más electricidad.
  1. Otro aspecto importante es revisar la potencia que tenemos contratada. La mayor parte de los hogares tienen contratada un potencia por encima de la necesaria lo que incide directamente en el gasto de la factura.

  1. Acondiciona tu vivienda. Si decides hacer una reforma en casa o vas a construirla de cero, puedes plantearte utilizar ciertos elementos que existen a día de hoy y que además de aportar decoración, impiden el paso del aire y de la luz solar. Utilizando las persianas y las cortinas evitamos que la casa se caliente y conseguimos mantener el fresquito dentro. Los espacios en penumbra consiguen que el aire acondicionado funcione a la perfección, además de conseguir mantener el frío por más tiempo. Las pinturas de las paredes tienen una gran importancia en este tema, ya que las paredes de colores oscuros impide reflejar la luz, sin embargo los colores claros evitan calentar la casa, por lo que es algo que también debemos tener en cuenta.
  1. Pon el aparato a temperatura media. Lo ideal es poner el aire acondicionado a 21º grados, y estar en casa con ropa fresca. De esta forma, estaremos fresquitos y además de ahorrar energía, seremos más sostenibles y cuidaremos el medioambiente.

  1. Muchas personas cometen el error de colocar la temperatura baja para que el aire enfríe rápidamente, pero de este modo lo que se consigue es un gasto excesivo y consumo de electricidad. Cada grado menos de temperatura aumenta el consumo un 8% en la factura.
  1. Si nuestro aparato tiene la opción modo Eco, debemos instalarla, ya reduce el consumo un 30% y hace su función de enfriar del mismo modo. Es importante mirar también por nuestro bolsillo.
  1. Cuando el aire acondicionado este en funcionamiento, evita abrir puertas y ventanas innecesariamente, si lo hacemos, perderemos el frío que hemos conseguido, por lo que deberemos volver a enfriar de nuevo la habitación.
  1. Evita poner el aire acondicionado por la noche, generalmente no es necesario, ya que de noche siempre suele refrescar. Abre las ventanas para que haga corriente y entre viento, de este modo reducirás muchas horas de consumo.
  1. Si te vas de casa, apaga el equipo un rato antes de salir, el fresco seguirá en la habitación durante diez minutos o un cuarto de hora, así aprovecharás el fresquito aún estando allí. Si lo apagamos inmediatamente antes de salir, se habrá desaprovechado ese tiempo y se habrá gastado energía de forma poco eficiente.
  1. Antes de la llegada del calor, se debe realizar un mantenimiento del equipo del aire acondicionado y renovar los filtros. Así, el aparato consumirá menos y tendrá más tiempo de vida útil. De esta forma funcionará a la perfección y no nos veremos en un aprieto, cuando lo necesitemos y no funcione.

Con estos consejos, desde M. J. Suazo esperamos haberos ayudado a conocer mejor el funcionamiento y utilización de vuestro aire acondicionado. De este modo, el ahorro y la funcionalidad del aparato siempre será óptima.

Si necesitas revisar tu aire o hacerte con uno nuevo, en M. J. Suazo estaremos encantados de asesorarte, tanto con el servicio técnico, como con la elección de tu nuevo aire acondicionado.

¿Vitrocerámica o placa de inducción?

¿Estás pensando en renovar tu cocina y a la hora de cambiar tu placa no sabes si decidirte por una vitrocerámica o por una de inducción?

Desde M. J. Suazo queremos ayudaros y resolveros las dudas, describiendo cada una de ellas y resaltando sus ventajas e inconvenientes, para que así, según tus necesidades, te sea más fácil tomar la decisión.

Para empezar, debemos saber la diferencia entre cada una de ellas. La vitrocerámica es un sistema de cocina eléctrica basado en una placa lisa de cerámica que tiene las propiedades del vidrio y muy resistente a altas temperaturas, además de tener también una rápida capacidad para transmitir ese calor. La superficie es de cristal y tiene de dos a cuatro resistencias en forma circular y de diferentes tamaños. Se enciende con un botón y transmite calor a la superficie, permitiéndote regular la potencia y por lo tanto el calor.

¿Vitrocerámica o placa de inducción?

Por otro lado, la placa de inducción funciona por un imán que se calienta a través de la electricidad. Estas cocinas son más modernas, ya que calientan la comida a través de un campo magnético y solo transmite el calor al recipiente que está encima en ese momento. Al igual que la vitrocerámica, tiene una superficie de cristal liso y se enciende con un botón, la diferencia es que calientan más rápido que la vitrocerámica y el calor se disipa al momento.

Las ventajas de la vitrocerámica son las siguientes:

  • Su superficie es fácil de limpiar: al ser una superficie lisa, los restos y las salpicaduras se eliminan fácilmente.
  • El calor se distribuye gradualmente: las resistencias no se calientan de inmediato, se hace progresivamente. Esto beneficia para el cocinado de muchos alimentos, ya que no se cocinan bien con un calor inmediato e intenso.
  • Otra de las ventajas más importantes es la utilización de recipientes: la vitrocerámica acepta todo tipo de superficies y es apta para todo tipo de recipientes.
  • Se puede aprovechar el calor: al distribuir el calor de forma progresiva, cuando apagas el botón y dejas de consumir electricidad, aún la resistencia sigue caliente, por lo que puedes aprovechar ese calor para terminar de cocinar o calentar los alimentos.

Por otro lado, la vitrocerámica tiene también inconvenientes que cabe mencionar para poder elegir correctamente y sabiendo todo lo que necesitas:

  • Lo que en algunas ocasiones podemos considerar una ventaja, en otras se puede convertir en un inconveniente. Que la resistencia se caliente de forma progresiva y tarde en hacerlo, puede convertirse en algo molesto por el tiempo de espera.
  • Al igual que tarde en calentarse, la resistencia tarda en enfriarse. Esto puede ser un inconveniente para el cocinado de algunos productos, ya que debemos estar pendientes de que no se nos queme la comida, a pesar de haber apagado la vitrocerámica.
  • El peligro del calor. Al tardar en enfriarse, puede ser peligrosa para los niños, ya que pueden ver apagada la vitrocerámica y sin embargo seguir quemando.
  • Por último y no menos importante, el gasto eléctrico. Al ser más lento el calentamiento, necesitas gastar más electricidad para el cocinado, por lo que el consumo y el gasto económico, será mayor.

¿Vitrocerámica o placa de inducción?

Las placas de inducción tienen también muchas ventajas. Las que consideramos más destacables son las siguientes:

  • La superficie es fácil de limpiar: al igual que la vitrocerámica, la placa de inducción es muy fácil de limpiar, ya que la superficie es lisa y los restos y salpicaduras se eliminan fácilmente.
  • Calienta mucho más rápido: al no utilizar resistencia y obtener el calor a través de un campo magnético, éste actúa rápidamente sobre el recipiente de metal. Es tan eficaz como el microondas.
  • Control de temperatura: al no tardar en calentarse, ni en enfriarse, la placa de inducción te permite ser muy preciso en el control de la temperatura.
  • Más seguro para niños y mayores: gracias al punto anterior, a poder controlar la temperatura de forma precisa y no tardar en enfriarse, es mucho más segura para todas las personas que viven en el hogar, sobre todo, los más pequeños, ya que es más difícil quemarse debido al rápido enfriamiento al apagarla.
  • Gasta menos energía. Al calentar y enfriarse más rápido, el consumo de energía y electricidad es mucho menos, por lo que verás que el gasto es más bajo en la factura de la luz.

A pesar de todas estas ventajas que parecen ser más innovadoras y superiores a la vitrocerámica, la placa de inducción tiene algunos inconvenientes muy importantes

  • Al no calentar progresivamente, el calor es más fuerte mucho más rápido, por lo que muchos alimentos que necesitan calor progresivo, deben cocinarse con mucho más cuidado y debemos estar más alertas para no quemarlos.
  • Recipientes específicos: aunque cada vez hay más oferta de recipientes aptos para este tipo de placas, no todos son válidos, por lo que es probable que si pones inducción en tu casa por primera vez, casi ninguno de los recipientes que tengas te valga y tengas que renovarlos.
  • Los recipientes de cocina tradicional no están indicados para las placas de inducción, por lo que las ollas de barro de cocina artesanal, por ejemplo, no pueden utilizarse.
  • A pesar de que ahorramos dinero en la factura de la luz con este tipo de placas, el coste inicial es mucho mayor, ya que puede costar casi el doble que una vitrocerámica. Para saber si te compensa económicamente y te va a salir o no rentable, debemos calcular el uso que vamos a para que a la larga, con el ahorro en la factura, nos compense el gasto inicial.

¿Vitrocerámica o placa de inducción?

Desde M. J. Suazo esperamos que con toda esta información, te sea más fácil tomar una decisión a la hora de escoger una u otra para tu cocina.

Si necesitas más información o tienes dudas al respecto, no dudes en preguntarnos, estaremos encantados de atenderte.

¿Utilizas bien el microondas?

Actualmente el microondas es un de los pequeños electrodomésticos más comunes y usados en todos los hogares. Es complicado a día de hoy no ver un microondas es una casa, pero como ya hemos comentado en otros post, se cometen errores al usarlos y muchos de ellos, de los que hablaremos hoy, están relacionados con el cocinado o con el uso que solemos darle.

Desde M. J. Suazo queremos daros algunos consejos para que le saquéis el máximo provecho al microondas, ese gran aliado, que nos puede facilitar mucho el cocinado, en cuanto a tiempo, ahorro en la factura, y nutrición.

¿Utilizas bien el microondas?

Una de las preguntas más importantes que os hacemos desde M. J. Suazo es, ¿utilizáis el microondas para cocinar?, ¿o sólo para calentar?
Si sólo calentamos, estamos desaprovechando muchos de sus usos, es decir, el microondas es perfecto y está diseñado para calentar, descongelar, cocinar y asar y dándole todos esas utilidades, conseguiremos ahorrar tiempo y dinero, además de tener una alimentación más saludable.

Debemos tener en cuenta que, si comparamos el microondas con el horno convencional, a la hora del cocinado, el pequeño electrodomésticos supone entre un 60% – 70% de ahorro, ya que 1 minuto de microondas equivale a 7 minutos de horno convencional.

¿Utilizas bien el microondas?

Una forma de ahorrar tiempo, dinero y comer de forma más saludable es freír en el microondas. ¿Lo has hecho alguna vez? Es mas rápido, por lo que ahorramos tiempo y a su vez dinero. Además, los alimentos reciben menos aceite que en las sartenes tradicionales, por lo que nuestra dieta nos lo agradecerá.
Cualquier cosa que quieras cocinar, tanto en la sartén como en el horno, puedes hacerlo en el microondas y podrás beneficiarte de todas las ventajas que os hemos mencionado anteriormente y añadiendo incluso alguna más, como la limpieza y evitar los desagradables olores que supone cocinar en el microondas, frente la suciedad y abundancia de olor a comida que genera la cocina más tradicional con sartenes.

¿Utilizas bien el microondas?
Si sigues nuestros consejos conseguirás disfrutar más y sacarle el máximo partido al microondas, convirtiéndolo en tu aliado perfecto para ahorrar tiempo, dinero, comer de forma más saludable y evitar una costosa limpieza y desagradables olores.
Si tienes alguna duda, o necesitas revisar tu microondas para que funcione correctamente y puedas beneficiarte de todas sus ventajas, contacta con nosotros, en M. J. Suazo estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.

¿Conoces las ventajas del termo eléctrico?

Una de las grandes dudas de todos nuestros clientes a la hora de elegir un termo para su hogar, es decidir si escoger uno de gas o uno eléctrico. Estas dudas suelen venir por el desconocimiento o por el miedo a pagar demasiado.

Desde M. J. Suazo hoy os queremos contar las ventajas y beneficios de tener un termo eléctrico y así ayudaros a conocer un poco más el producto y resolver, así, algunas de las dudas más frecuentes a la hora de tomar una decisión.

Los termos eléctricos tienen un tanque de agua con diferentes capacidades, el agua se calienta y mantiene la temperatura deseada. Cuando el agua caliente se acaba, se renueva, pero con agua fría, y habría que esperar un tiempo, dependiendo de la capacidad en litros, a que se calentase de nuevo.

Ventajas termo eléctrico

El termo eléctrico tiene múltiples ventajas, os enumeraremos algunas de las más beneficiosas o considerables para tomar la decisión de hacernos con uno de ellos.

Ventajas:

  • Instalación: la instalación de los termos eléctricos no precisa de instalación de gas, por lo que se evita las revisiones periódicas de seguridad
  • El punto anterior implica además, mayor seguridad, ya que no se corren los mismos riesgos que con una instalación de gas
  • Al no necesitar una instalación de gas, tampoco es necesario cambiar bombonas, algo bastante tedioso y que siempre cuesta hacer

Ventajas termo eléctrico

  • El agua tarda muy poco en salir a la temperatura deseada y además, mantiene de forma constante su temperatura
  • No tiene estrictas regulaciones de seguridad, por lo que su instalación es muy sencilla y puede instalarse en infinidad de sitios
  • No tiene problemas de presión, ya que funciona con cualquier caudal, por lo que regular la temperatura de los grifos es más sencillo

Ventajas termo eléctrico

Estas son las ventajas más destacables y que se deben tener en cuenta, o al menos conocer, cuando queremos adquirir un termo eléctrico.

Sin embargo son 3 los beneficios que tienen más en consideración las personas que finalmente se decantan por un termo eléctrico son los siguientes:

  • La capacidad del depósito. Esto es muy importante para las familias, ya que depende de los miembros que la componen, elegirán una capacidad u otra. Los termos eléctricos calientan el agua del depósito mediante una resistencia. No se calienta de forma instantánea, por lo que debemos calcular la capacidad que necesitamos par no quedarnos sin agua caliente y tener que esperar. Hay que tener en cuanta que cada persona consume aproximadamente 30 litros, por lo que si no se llena la bañera, para dos personas un termo eléctrico con capacidad de 60 litros será suficiente y así, sumando 30 litros por cada miembros más.

Ventajas termo eléctrico

  • Por último y no menos importante, el lugar de instalación. Cuando optamos por colocar un termo eléctrico debemos tener en cuenta el espacio del que disponemos y medirlo, para saber el tamaño máximo del termo que podemos instalar. También es imprescindible que exista un enchufe cerca y tuberías de agua fría y caliente. Además, el lugar donde se va a colocar debe ser resistente para que pueda aguantar el peso del termo y del agua.

Desde M. J. Suazo os recomendamos que tengáis en cuenta todas estas ventajas y beneficios y qué, conociendo esta información podáis tomar la mejor decisión a la hora de escoger un termo eléctrico, y poder disfrutar plenamente de todas sus características.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

La Navidad es una época muy bonita y familiar. Es un momento muy esperado para todos los miembros de la familia, sobre todo para los más pequeños. Y aunque la época es preciosa, a otros miembros de la familia les asusta bastante, ya que el gasto en la factura de la luz aumenta considerablemente… Nos gusta decorar con luces nuestra casa, es temporada de frío, por lo que la calefacción se convierte en nuestro mejor aliado, al hacer bastantes comilonas y con más personas de lo habitual, los electrodomésticos como el horno, el frigorífico, el microondas… tienen mucho más uso, etc. ¡Por todo esto la Navidad es muy esperada y a la vez muy temida!

Desde M. J. Suazo queremos que la disfrutes como los más pequeños, y que no te lleves ningún susto innecesario, por eso os damos algunos sencillos consejos para que llevéis a cabo durante estas fechas, diariamente, y conseguir así ahorrar energía y dinero.

Si ponemos la calefacción en casa, debemos tener en cuenta que la temperatura no debe superar los 21º, cuanto más subamos la calefacción, más subirá nuestra factura de la luz. Si tienes calefacción por radiadores, abre sólo los de las habitaciones que necesites, así no desperdicias calor y por lo tanto energía.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

Si quieres ganar unos grados de forma natural, puedes abrir las persianas cuando esté dando el sol de pleno, y cuando el sol se vaya, baja las persianas y cierra las cortinas, de esta forma conseguirás que la casa se caliente unos grados más y ese calor no desaparezca de forma inmediata.

A la hora de cocinar y preparar los menús navideños es más complicado ahorrar toda la energía que nos gustaría, pero si que hay pequeñas pautas, que si las seguimos nos hará ahorrar un poco en nuestra factura, o al menos nos hará no pagar más de la cuenta.

Si vas a preparar un guiso o alguna comida que requiera de bastante tiempo de cocción, intenta utilizar una olla exprés, ya que son más rápidas que las convencionales, por lo que el tiempo de gasto energético se reduce. También se recomienda utilizar las tapas en ollas y sartenes, recomendación que es aconsejable seguir durante todo el año. Si, además, vamos a utilizar el horno, algo muy frecuente en esta época, debemos aprovechar el calor que éste produce y cocinar más de un alimento a la vez, además de mantenerlo cerrado el mayor tiempo posible y evitar abrirlo constantemente.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

Además del cocinado, la conservación de los alimentos es muy importante, y más en estas fechas, donde por lo general, la compra aumenta, y por lo tanto hay más alimentos que conservar. Nuestra recomendación es que abramos lo menos posible, tanto el frigorífico como el congelador, cuanto más tiempo esté cerrado, mejor hará su función. Sin embrago, lo normal es tener que abrirlo para coger los alimentos que necesitemos, así que para gastar menos energía, cuando lo abramos, debemos coger lo que necesitemos y cerrarlo inmediatamente, no dejarlo abierto más tiempo del necesario.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

Si además no tenemos espacio suficiente en el frigorífico o no queremos sobre cargarlo para evitar un mayor consumo, podemos dejar al aire libre, en un balcón, terraza o incluso en el garaje las bebidas, con las temperaturas frías de esta época se mantendrán a la perfección.

Si por el contrario, durante las fiestas, decides hacerte un buen viaje con la familia para despedir el año de la mejor manera posible, os recomendamos que no dejéis nada encendido y apaguéis todos los dispositivos, incluso los que se quedan en standby, de esta forma evitamos consumir energía sin utilizarla, y además evitamos también preocupaciones innecesarias por subidas de tensión o por recordar si algo se quedó encendido.

Consejos para ahorrar energía en Navidad

Con estos consejos conseguiremos pasar unas felices y eficientes fiestas, consumiendo menos energía y consiguiendo no gastar más de la cuenta en nuestra factura de la luz.

¡Felices fiestas!

10 trucos para ahorrar al poner la lavadora

 

Una familia de varios miembros pone la lavadora, de media, entre 3 y 5 veces por semana, es decir, más de 150 veces al año. Este gesto tan sencillo y rutinario supone un enorme gasto energético y de agua, que afecta a nuestra factura pero también a nuestro planeta. No te pierdas los mejores trucos para ahorrar al poner la lavadora, uno de los electrodoméstico que más energía consume de nuestro hogar.

 

  1. Elige bien tu lavadora

El primer paso para ahorrar con tu colada es contar con una máquina adecuada. Cuando vayas a tu punto de venta para comprar una lavadora, debes prestar atención, sobre todo, a su etiquetado energético. Aunque las de categoría A, las más eficientes, son algo más caras, se trata de una inversión que a medio plazo merece la pena.

Ten en cuenta además, el número de miembros de tu familia. Para una pareja pueden ser suficientes 5kg de carga, pero si tienes hijos, te interesará más una de unos 7kg.

lavadora

 

  1. El jabón, mejor líquido

El jabón líquido hace trabajar menos a tu lavadora por lo que lo ideal es utilizar este tipo de detergentes. Si prefieres utilizar un jabón sólido siempre puedes diluirlo en agua antes de introducirlo en el cajetín de tu lavadora.

Lavadora 2

 

  1. Utiliza detergente en su justa medida

Además de la calidad, es importante tener en cuenta la cantidad de jabón tienes que utilizar. Revisa las recomendaciones del fabricante sobre la cantidad de detergente necesario en función de la carga de tu lavadora. Recuerda que más jabón no implica un mejor lavado.

  1. Siempre al máximo de capacidad

Esta recomendación es todo un clásico y, sin embargo, un mala planificación de nuestros lavados puede obligarnos a poner una lavadora de emergencia a mitad de carga. Toma nota de las recomendaciones del fabricante ya que una lavadora sobrecargada podría no hacer bien su trabajo.

  1. Cuidado con la temperatura

Aproximadamente el 85% del consumo eléctrico de la lavadora tiene que ver con el proceso de calentamiento del agua. Recurre siempre que puedas a programas que utilicen agua fría. De esta forma, además, no te arriesgarás a que tus prendas de color destiñan tan fácilmente.

  1. Enjuaga el filtro periódicamente

El filtro de la lavadora es ese gran desconocido que con un mantenimiento óptimo puede prolongar la esperanza de vida de tu lavadora. Simplemente te recomendamos que lo revises y lo limpies una vez al mes. ¡Un proceso sencillo que merece la pena!

  1. Elige la mejor hora

Procura poner la lavadora en las horas de menor coste energético; por la noche en caso de que tengas contratada una factura nocturna. Eso sí, ¡asegúrate antes de nada de que el ruido de tu lavadora no molesta a tus vecinos!

  1. El mantenimiento es esencial

¡No te hagas el manitas! Si detectas algún problema en el funcionamiento de tu lavadora, recurre a un experto. Los fallos más comunes de tu lavadora suelen resolverse de forma más rápida de lo que piensas. Contactar con un profesional a tiempo podría evitar que tengas que comprar una nueva lavadora.

Lavadora 3

 

  1. Aprende a secar bien tu ropa

Saca la ropa en cuanto termine el ciclo de lavado para evitar que se arrugue, de esta forma consumirás menos energía con la plancha. Además, evita el uso de la secadora y tiende la ropa al aire para que se seque con el sol.

  1. Cuál es el mejor programa

Habitualmente  nuestro lavados contienen prendas que no están demasiado sucias y que quedarían perfectamente limpias con un programa corto de menos de 45 minutos. Este tipo de programas son suficientes para la gran mayoría de lavados y consumen mucha menos energía.

Lavadora 1

 

¡Anímate a poner en práctica estos trucos para ahorrar al poner la lavadora y recuerda que reducir el consumo energético de tu hogar está en tus manos!

Trucos de mantenimiento de tu lavavajillas

  1. limpieza ante todo

Es lava-vajillas, por tanto si lo uso está limpio ¿no?. Puede mas adelante te explicamos algunos trucos para mantenerlo limpio-limpio. Si no lo usas en un largo perio de tiempo, recuerda que puedes hacer un prelavado sin ninguna vajilla.

mal-olor

  1. Elimina la cal con vinagre de manzana

El vinagre sirve para casi todo: limpieza, antiséptico, ecológico y barato. En nuestro lavavajillas lo podemos usar para eliminar la cal. Puedes echar un vaso de vinagre blanco ( o de manzana) a los 10 minutos del lavado (debe estar vacío) y tendrás un resultado estupendo.

 

  1. Restos de comida ¡no te queremos aquí!

Provocan malos olores y atascan las tuberías, pasa un papel de cocina por el plato o la sartén que hayas usado (así ahorramos agua).

 

  1. Ajustar la sal y el abrillantador

Si ajustas el nivel de sal y del gel abrillantador también podrás prevenir la acumulación de sal en tu lavavajillas.

462

  1. Después de cada lavado, abre la puerta

Si queremos evitar que el moho se acumule, es recomendable esperar que termine el secado total de la vajilla y deja abierta la puerta durante media hora, un poco entreabierta basta.

 

  1. Limpiar los brazos giratorios y filtros

En tu lavavjillas,  constantes restos de suciedad se acumulan en los brazos. Suelen ser fáciles de quitar, puedes usar vinagre para limpiar el filtro y enjuagarlo. Deja que se seque bien.

 

¿Útiles estos trucos? Esperamos que si, si se mantiene algún tipo de problema, solo tendrás que contactar con nosotros para resolverlo 😉

Tipos de aires acondiciones. ¿Cual escoger?

A la hora de escoger el mejor aire acondicionado, debemos de pensar el uso que le vamos a dar, así como de nuestras necesidades y espacio a la hora de colocarlo.

En cuanto al ahorro, teniendo en cuenta la factura de la luz, es necesario escoger un tipo que nos permita ahorrar y mejorar nuestra eficiencia energética, así te exponemos todos los tipos de aires de acondicionados que podemos instalarte en tu hogar, si te has decidido ahora.

Portátil

aire-portatilEste tipo no requiere instalación, se transporta con facilidad y emiten muy poco ruido.

Generalmente debemos situarlos cerca de una ventana, donde tenga que expulsar el calor que desprende para emitir el aire frío.

De igual forma el precio suele rondar entre 150€ a 500€. Si bien es una opción económica, las frigorías son limitadas y por tanto refresca pricipalmente la estancia.

Split (de pared)

aire-split

Este tipo son los más comunes ya que hay gran variedad de potencias, los niveles de ruido son muy bajos y estéticos.

Suelen ser los más demandados, por su precio que ronda entre los 500€ a los 1500€ y cuya vida es mas prolongada que los portátiles.

La instalación permite enfriar cualquier estancia en un corto espacio de tiempo, además suele ser más depurado para no influir en exceso en la decoración del hogar.

De ventana

aire-ventana

Este tipo proporciona aire fresco en cuatro direcciones. Su diseño es compacto, pero puede refrescar todos los espacios de la habitación.

Se instala cerca de ventanas para aprovechar la salida de aire. Teniendo un precio que ronda los anteriores.

En cuanto a este tipo de aires, suelen tener más frigorías lo que es recomendable para estancias grandes.

Split (consola de techo)

aire-split-techo

Su funcionamiento es similar a los de pared y se caracterizan por su elevada capacidad en un solo equipo (desde 36000 hasta 60000 BTU) muy indicados para grandes espacios.

Este tipo de aire es recomendable para salones de restaurantes y cafeterías que permitirán tener una cobertura de aire fresco con el mejor de los rendimientos.

Ahora que ya sabes los diferentes tipos de aires acondiciones, ¿ya sabes cual quieres que te instalemos?

Recuerda que somos instaladores de aires acondicionados homologados, por tanto siempre te ofreceremos nuestra experiencia

Consejos para el mantenimiento de electrodomésticos en vacaciones

¿Eres planificador o desastre? Consejos para el mantenimiento de electrodomésticos durante tus salidas vacacionales.

Con la llegada de las primeras salidas de vacaciones, nos planteamos qué hacer con nuestros electrodomésticos, si dejarlos enchufados o aprovechar para una limpieza en profundidad. Aquí van algunos consejos que seguro te ayudarán en la planificación para este mes.

 

1 Si eres un/a planificador/a

obsesivos

  • Desenchufa electrodomésticos como TV, microondas, hornos, etc. Consumen electricidad estando en standby y no tendrán uso. El teléfono portátil, el fijo, ese también.
  • Aprovecha durante las semanas anteriores y ve consumiendo todos los alimentos perecederos del frigorífico y congelador. De la mezcla de todos han salido ideas geniales y platos de alta cocina… así que…¡imaginación al poder!
  • Cuando ya no quede nada en el frigorífico y congelador, aprovecha para descongelar y desaguarlo. Introduce un limón cortado o un vaso de bicarbonato para evitar los malos olores y deja la puerta abierta para evitar la concentración de humedad.

Te dejamos una lista de alimentos y duración en el frigorífico.

  • Carne de ave fresca, embutidos, ternera, cordero, hamburguesas, carne picada o pescado: de 1 a 2 días
  • Carnes asadas, sobras, ensaladas de huevo, pollo, jamón, leche abierta, pasta: de 3 a 5 días
  • Huevos y mantequilla: de 2 a 3 semanas

 

2. Si eres un/a desastre:

mesa-desorganizada-concurso

– Desenchufa todos los electrodomésticos, repasa la lavadora, el microondas, la secadora (que no sabes porqué pero la tienes enchufada con el calor que hace), etc.

– Intenta ir comiendo e innovando culinariamente, haz una clasificación de aquellos productos que puedes o no congelar.  Las verduras suelen tener mucha cantidad de agua y celulosa y si las congelamos pierden su textura, la carne, pescado y guisos en general (salvo los que lleven patatas) suelen ser una buena elección para tener en el congelador.

– Una vez realizado todo el proceso de selección, divide y congela lo que puedas congelar.

 

 

Pero atención, ¿Cómo puedes  saber si tu congelador a mantenido la cadena de frío?

Nevera-en-las-últimas-Recetas-de-pasta-con-pocos-ingredientes1

Un truco muy sencillo es meter un pequeño vaso de agua, congelarla y posteriormente colocarle encima una moneda. Si cuando llegues a casa la moneda sigue arriba no ha habido ningún problema, si por el contrario, la moneda se encuentra abajo o a la mitad… es el momento de contactar con nosotros para ayudarte a reparar tu congelador o frigorífico y ayudarte con el problema.

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos que más nos facilita la vida, por un lado, lava toda nuestra vajilla, dejándola impecable en un corto periodo de tiempo, y por otro, nos evita la costosa y molesta tarea de lavar los platos a mano, que en más de una ocasión nos causa dolores de espalda. Además también ahorramos energía y dinero con el lavavajillas, ya que el gasto de agua es mucho menor que lavándolos a mano, por lo que ayudaremos a cuidar el medioambiente y a la vez nuestro bolsillo 🙂

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

Es cierto que no siempre utilizamos bien nuestro lavavajillas, ya que a la hora de llenarlo nos surgen dudas sobre cómo hacerlo de manera correcta. Desde M.J Suazo os queremos dejar unas claves para que le saques el máximo partido a tu lavavajillas, llenándolo para su correcto funcionamiento y dejando toda tu vajilla limpia, además de ahorrar energía.

Empezar a llenar desde dentro hacia fuera: los lavavajillas suelen tener los chorros en el centro, y desde ahí, de forma circular, van hacia fuera. Es por esto, que se recomienda poner los platos más sucios y resistentes en el centro, para que el chorro de agua tenga más presión y le dé de forma directa a esos platos. También se recomienda poner en los extremos, en la parte más hacia fuera, los platos o utensilios más delicados, para que la presión de los chorros, al ser menos potente, no pueda dañarlo

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

 

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

Los vasos: los vasos y las tazas se deben colocar de forma inclinada, no totalmente verticales, así aprovecharemos más el espacio y el agua llegará hasta el fondo para limpiarlos correctamente. Los vasos se colocan en la bandeja de arriba para que la presión no los daño ni los rompa.

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

Tápers y recipientes de plástico: estos recipientes son los más incomodos de colocar, ya que casi nunca se mantienen en la posición en la que los hemos colocado y se pierde mucho espacio por su forma y tamaño. En cuanto a eso, no podemos hacer mucho… simplemente ponerlos en la bandeja de arriba, ya que el calor de la bandeja inferior podría deformarlos y ponerlos bocabajo, de forma que se limpien lo mejor posible, evitando que se estanque el agua en ellos.

Las copas: siempre tenemos el miedo a que se rompan al meterlas en el lavavajillas. Si las colocamos bien y en el lugar específico que hay para ellas, ¡no tendremos problema! En la bandeja superior, en una esquina exterior hay una rejilla de plástico, donde podemos encajar a la perfección el tallo de las copas, así se mantienen seguras durante todo el lavado.

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

Los cubiertos: para evitar que se solapen y conseguir que se limpien correctamente, debemos separarlos lo máximo posible y evitar poner todos los tenedores juntos, todas las cucharas juntas… Las cucharas se colocan bocarriba, ya que no pinchan y además ahorramos espacio, los tenedores y cuchillos afilados irán bocabajo para evitar cortes. Por otro lado los cucharones y utensilios más grandes irán en la bandeja superior.

¿Cómo llenar tu lavavajillas?

 

Si conseguimos llenarlo completamente y colocarlo todo correctamente, ahorraremos energía y por lo tanto dinero y además podremos conseguir que toda nuestra vajilla y utensilios salgan aún más limpios 🙂

¿Cómo limpiar tu lavadora?

La lavadora es uno de los electrodomésticos más prácticos y que más usamos en nuestro hogar. Estamos tan habituados a usarla, que no sabríamos que hacer sin ella. A pesar de que es un electrodoméstico para mantener limpia la ropa, la lavadora también necesita limpieza para su correcto funcionamiento.

Sabemos que limpiar los electrodomésticos es algo que a todos nos cuesta y que vamos dejando para otro día… Pero si lo dejamos demasiado, corremos el riesgo de que se estropeen más rápido y las averías sean más graves. Si la limpiamos de forma regular y seguimos algunos pasos y consejos, conseguiremos alargar su vida mucho más, manteniendo siempre nuestra ropa limpia y evitando que desprenda desagradables olores, que puede llegar a impregnarse en las prendas que lavamos.

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

De forma habitual, podemos mantener limpia nuestra lavadora con unos sencillos pasos:

  • No llenar la lavadora: debemos evitar la sobrecarga. Debemos tener en cuenta las recomendaciones del fabricante sobre la carga de nuestra lavadora, no debemos llenarla demasiado, ya que hay que dejar espacio para el agua y para que la ropa se mueva. Si no lo hacemos así, la lavadora se estropeará antes.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

  • Puerta abierta después de cada lavado: debemos ventilar el tambor de nuestra lavadora después de cada lavado, así se secará correctamente y evitaremos la humedad y el moho que se genera.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

  • Limpiar el exterior: debemos limpiar diariamente el exterior de nuestra lavadora con un limpiador neutro y un trapo húmedo.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

  • Limpiar el cajetín del detergente: diariamente debemos limpiar el cajetín con un trapo húmedo. Además, una vez cada dos meses, aproximadamente, debemos sacarlo y limpiarlo de forma más exhaustiva con agua tibia y asegurándonos de que no queden acumulaciones, ni ningún residuo en los compartimentos.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

  • Limpiar la junta: si utilizas detergente líquido, es recomendable limpiar con un trapo húmedo la junta de la goma, para evitar acumulaciones de detergente y desagradables olores.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

De forma periódica, una vez cada dos meses aproximadamente, debemos llevar a cabo unos pasos para que nuestra lavadora esté siempre a punto y lave correctamente:

  • Limpiar el filtro: esta es la parte más “difícil” o costosa de limpiar. El filtro está en el interior del tambor, y para poder limpiarlo necesitaremos desenchufar la lavadora. Vaciaremos la lavadora de agua y quitaremos la tapa del filtro, para seguidamente sacar toda la suciedad que pueda haber y que pueda llegar a obstruir nuestro electrodoméstico. utilizaremos un destornillador para girar la turbina que tiene en su interior y limpiar los restos que queden dentro, de forma más exhaustiva. Cuando hayamos acabado, cerraremos bien las tapas, para evitar fugas de agua y conseguir que funcione correctamente.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

  • Lavado de mantenimiento: para que nuestra lavadora no acumule bacterias ni hongos, realizaremos un lavado de mantenimiento, llenándola con agua caliente y añadiendo vinagre blanco o de manzana, esto acabará con las bacterias y los malos olores, dejando que lave con esta fórmula durante un ciclo corto. Una vez haya terminado, debemos dejar abierta la puerta durante una hora para que se ventile correctamente. Si además, en el lugar donde vivimos el agua contiene mucha cal, haremos otro lavado similar a este, pero con un producto antical, para evitar así las acumulaciones.

 

¿Cómo limpiar tu lavadora?

 

 

Con estos consejos conseguiremos alargar la vida de nuestra lavadora y evitar que se averíe con más facilidad, pero sobre todo, conseguiremos que lave mejor todas nuestras prendas sin temor a las bacterias, suciedad y malos olores 🙂

 

Cómo ahorrar cocinando con microondas

El microondas es uno de los pequeños electrodomésticos más eficientes, que nos permite calentar alimentos, aprovechando al máximo la energía. También puede llegar a cocerlos actuando sobre el agua que contienen los propios alimentos o los líquidos que se añadan. Funciona mediante la generación de ondas de radio de alta frecuencia. El agua, las grasas y otras sustancias presentes en los alimentos absorben la energía producida por las microondas en un proceso llamado calentamiento dieléctrico. Los alimentos con alto contenido de agua, como las verduras frescas, se pueden cocinar más rápidamente que otros alimentos. Las ondas pueden pasar a través de vidrio, papel y plástico, y que los alimentos las absorban.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

  •  ¿Se ahorra usando el microondas?

Sí, ya que los alimentos absorben las ondas del pequeño electrodoméstico y aprovechan al máximo su energía para ser cocinados. El Instituto de Diversificación y Ahorro de Energía ha publicado que cocinar en el microondas supone un ahorro de hasta un 70% con respecto al horno convencional.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

 

  • ¿Los alimentos están seguros?

Los alimentos no se contaminan e incluso su cocinado es más sano y saludable.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

  •  ¿Se puede freír en el microondas?

Por supuesto, es mucho más rápido y sano, ya que los alimentos no reciben todo el aceite, a diferencia de lo que ocurre en una sartén tradicional.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

  • ¿Qué recipientes no puedo utilizar?

Existen recipientes de plástico que no se pueden utilizar en el microondas, ya que todos los plástico no son aptos para este electrodoméstico y podría fundirse, o no dejar pasar las ondas, y por lo tanto no cocinarse los alimentos. Por otro lado, hay recipientes que están totalmente prohibidos como: recipientes de metal, aluminio o papel de aluminio.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

  • ¿Debemos limpiar el microondas?

Los restos de comida que no se limpian y quedan en nuestro microondas absorben parte de la radiación electromagnética que emite, por lo que no llegarán todas las ondas necesarias a los alimentos que queremos cocinar. Si es así tendremos que invertir más tiempo para el correcto cocinado, de forma innecesaria. Es por eso que debemos mantener limpio el microondas para así evitar el mal cocinado, las averías y pérdida de dinero.

Cómo ahorrar cocinando con microondas

Con estos consejitos conseguirás ahorrar y conocer más, otro de tus electrodomésticos 🙂

Trucos para ahorrar con tu secadora

Hasta hace relativamente poco, las secadoras eran los electrodomésticos más prescindibles del hogar. Desde hace unos años, es cada vez más normal verlo en las casas y al igual que el lavavajillas, poco a poco se está convirtiendo en un electrodoméstico cada vez más importante.

Aún así, hay personas que no la usan lo suficiente o aún dudan si comprarla porque piensan que su consumo es muy alto. Como cualquier electrodoméstico, el consumo que éste genera depende directamente del uso, correcto o incorrecto, que le demos.

Trucos para ahorrar con tu secadora

Por otro lado, el consumo de la secadora también depende del modelo y la antigüedad de la misma. Actualmente, y gracias a la bomba de calor, las secadoras de última generación suponen un gasto mínimo de unos 4 euros al mes en la factura, siempre que se le de buen uso y se lleven a cabo unos trucos para el buen funcionamiento y ahorro.

 

  • A la hora de comprar una secadora, escoge un modelo energéticamente eficiente, que su certificación energética sea A o superior.

Trucos para ahorrar con tu secadora

  • Centrifuga muy bien la ropa antes de meterla en la secadora, hazlo incluso dos veces si es necesario, así la ropa no estará tan mojada y ahorrarás mucho tiempo de secado, y por lo tanto ahorrarás energía y dinero.
  • Llena al máximo la capacidad de tu secadora. Aunque puedas pensar lo contrario, no por que esté más vacía gastará menos, al revés. Por esto si llenamos la secadora a la capacidad que permite, aprovecharemos todo el calor que genera, secaremos más y gastaremos menos.

Trucos para ahorrar con tu secadora

  • Activa la opción auto-secado si tu secadora la tiene. Los modelos más actuales tienen esta opción y se detiene cuando acaba o nos avisa mediante algún sonido.
  • Conoce la temperatura que necesita cada prenda, el algodón necesita una temperatura alta, pero las camisas y telas sintéticas sólo necesitan temperatura media. Por otro lado hay prendas delicadas que no pueden someterse a demasiado calor o incluso algunas que no pueden exponerse al mismo. Si conoces la temperatura que necesita tu ropa, será más rápido y económico secarlas.

Trucos para ahorrar con tu secadora

  • Por último, limpia los filtros para que las pelusas o suciedad que pueda acumular tu secadora, no dañe o evite el buen funcionamiento de la misma.

Trucos para ahorrar con tu secadora

Esperamos que estos consejos os sirvan y os anime a utilizar más y mejor vuestra secadora. Si tenéis algún problema o duda consúltanos sin compromiso en M. J. Suazo.

Consejos para usar bien tu horno y ahorrar energía

En invierno y más aun en épocas festivas, usamos el horno mucho más que en otros momentos del año.

Inicialmente puede parecer muy sencillo utilízalo, pero si lo conocemos bien le sacaremos el máximo provecho y obtendremos excelentes resultados.

Si vamos a empezar a darle más uso a este electrodoméstico, debemos conocer algunos trucos para utilizarlo de manera correcta, que nuestra comida nos salga perfecta, y a la vez ahorremos energía.

El conocimiento de nuestro horno nos lo tenemos tras leer el manual de instrucciones del modelo que tengamos, y por supuesto la experiencia de uso y cocinado con el mismo. Si queremos llevar a cabo alguna receta, en ella probablemente venga el tiempo y temperatura a la que necesitas tener tu horno, pero debemos tener en cuenta que siempre es aproximado, ya que cada horno es diferente y nuestro conocimiento y experiencia nos hará saber el tiempo exacto que necesita esa receta en nuestro horno, además de la temperatura a la que lo debemos cocinar. Así siempre nos saldrá la comida perfecta y ahorraremos energía, utilizándolo sólo el tiempo necesario.

Usos y ahorro horno

Debes saber que el horno es uno de los electrodomésticos que más potencia consume, por lo que a la hora de utilizarlo es aconsejable apagar o desenchufar otro tipo de electrodomésticos que también consumen mucho, como la calefacción, estufas… así evitaremos que salte la instalación eléctrica y se pueda estropear lo que tengamos enchufado.

Si ya conoces tu horno lo suficiente, y lo que te preocupa es el gasto, aquí os dejamos algunos truquitos y consejos para conseguir reducir el consumo y ahorrar un poco más:

  • Descongelar los alimentos previamente: si tienes claro lo que vas a cocinar al día siguiente, y lo tienes congelado, se recomienda sacarlo el día antes y descongelarlo a temperatura ambiente. Con esto ahorraremos tiempo y consumo, ya que nuestro horno tendrá que trabajar menos para cocinar.
  • Cortar los alimentos: es recomendable trocear los alimentos que vamos a cocinar. Cuanto más pequeños sean, menos tiempo tardarán en cocinarse y más energía ahorraremos.

 

Usos y ahorro horno

 

 

  • Precalentar el horno: debes conocer el tiempo exacto que necesita tu horno para precalentarse y no dejarlo encendido más tiempo. Así reduciremos el consumo. Por otro lado, si también conoces la temperatura que se necesita para el precalentado, usa esa exactamente, no se cocinarán mejor tus alimentos si lo precalientas a mayor temperatura, sólo conseguirás aumentar el gasto eléctrico.
  • Cocinar más de un alimento a la vez: si tienes el horno caliente, aprovecha para cocinar más de un alimento. Intenta utilizar las dos bandejas para que se hagan a la vez y así no lo tienes en funcionamiento más tiempo del necesario.

 

Usos y ahorro horno

 

 

  • No abrir el horno: si quieres ahorrar energía no es recomendable abrir el horno durante el cocinado, hazlo sólo si es imprescindible y el menor número de veces posible.
  • Apagar el horno antes de terminar: aprovecha el calor de tu horno para terminar de cocinar tus alimentos. Cuando veas que faltan unos minutos para que termine lo que estés cocinando, apaga el horno y deja que se haga con el calor que mantiene. Así lo tendrás menos tiempo encendido y lo aprovecharás mejor.

 

Usos y ahorro horno

Si tienes alguna duda, consúltanos en M. J. Suazo. ¡Estaremos encantados de atenderte! 😉

Saca el máximo partido a tu nevera

¿Sabías que el frigorífico genera entre el 18% y el 30% del consumo eléctrico de tu hogar? Por ello, una buena organización de los alimentos es indispensable para sacarle el máximo partido a tu electrodoméstico. Seguir un correcto almacenamiento facilita la conservación de los alimentos, mejora nuestro consumo de energía y por tanto, a la vez que evitamos el desperdicio de alimentos. Hoy Mj Suazo os dará algunas claves sobre cómo organizar tu nevera para que éste se convierta en tu gran aliado día a día.

Temperatura

En primer lugar, debemos regular el termostato de manera adecuada. La temperatura óptima para el frigorífico es de 5ºC y de -18ºC para el congelador aunque en verano es conveniente bajarlo 2 o 3 grados. Hay que tener en cuenta que temperaturas más frías, incrementan notablemente el consumo de energía, un 5% por cada grado, y no incrementan la conservación de los alimentos

Diferenciación por zonas

Para garantizar al máximo la vida útil de tus alimentos es importante saber colocarlos en la nevera. Cómo ya sabéis estos cuentan con espacios diferenciados para las distintas clases de alimentos. Además existen varias temperaturas dependiendo de la zona lo que beneficia a la conservación de los diferentes tipos de alimentos. Diferenciamos 4 zonas:

  • Estante superior: Es la zona menos fría del cuerpo central de la nevera, por lo que allí colocaremos alimentos ya preparados, aquellos productos congelados que queramos descongelar, incluso embutidos o quesos no frescos.
  • Estantes centrales: En ellos colocaremos yogures, lácteos y también principalmente.
  • Estante inferior: Este estante, junto con los cajones, corresponden a la zona más fría del frigorífico. Aquí pondremos los productos frescos muy perecederos como carnes y pescados, siempre en recipientes que impidan el goteo y bien tapados. Estos alimentos deberán consumirse en el transcurso de uno o dos días y, si no se van a consumir en ese tiempo, es mejor que se congelen para conservarlos por más tiempo y aprovecharlos más adelante.
  • Los cajones: Allí almacenaremos frutas y verduras que necesiten frío para su correcta conservación.
  • La puerta: Es la zona menos fría del frigorífico y allí conservaremos alimentos como huevos, mermeladas y mantequilla, conservas, agua, refrescos, zumos o leche.

Ordenar-la-nevera

Deja espacio entre los alimentos.

No es aconsejable cargar demasiado el frigorífico ya que si se hace de esta forma, no queda espacio entre los diferentes alimentos, el aire no podrá circular y la distribución de la temperatura se verá afectada y el frigorífico no funcionará eficazmente.

Ordena los alimentos

Cuando vayas a guardar alimentos en el frigorífico, pon siempre delante y de forma más accesible los que ya tenías quedando atrás los de úl ecuerda que lo primero que entra es lo primero que debe salir. Por eso es conveniente ordenar los alimentos de acuerdo al sistema PEPS (Primero en entrar, Primero en Salir) ya que favorece el consumo de alimentos según el orden de entrada de la nevera, evitando así que los productos no caduquen ni se estropeen.

Evita malos olores.

Es conveniente envolver los alimentos o ponerlos en recipientes con tapadera antes de guardarlos, para evitar que pierdan sabor y frescura. Con ello también evitarás malos olores y posibles derrames de líquidos. También es una forma de mantener organizada y limpia tu nevera. Recuerda que no es aconsejable meter en el frigorífico alimentos calientes, ya que provocarían una subida de la temperatura. Déjalos que se enfríen a temperatura ambiente, así evitarás que tu electrodoméstico gaste más energía para mantener la temperatura estable.

Evita-malos-olores-frigorífico

Elige tu aire acondicionado perfecto

Si aun no tienes aire acondicionado en casa, quizás estés pensando en instalar uno, pero ¿qué aparato de aire acondicionado se adapta mejor a tus necesidades? En Mj Suazo te damos una serie de consejos que te podrán ayudar en tu elección. El primer paso es conocer las distintas opciones que ofrece el mercado y tener en cuenta una serie de factores relacionados con el consumo de energía y su eficacia.

Lo primero de todo es tener claro en qué estancias vamos a utilizarlo y cuáles son sus condiciones. Los datos sobre el lugar nos indicarán la potencia necesaria y el tipo de dispositivo.

Como ya sabéis, la capacidad de refrigerar de un equipo de aire acondicionado se mide por frigorías. Cuantas más frigorías necesites, más potencia requerirá también la unidad climatizadora. Necesitarás unas 100 frigorías por cada metro cuadrado que quieras enfriar. Una habitación estándar tiene unos 20 metros cuadrados, lo que equivale a 2.500 frigorías.

En cuanto a los tipos de dispositivos que podemos encontrar diferenciamos:

Equipo compacto individual:

Es un equipo de descarga indirecta, mediante red de conductos y emisión de aire a través de rejillas en pared o difusores en techo. Generalmente se instala un equipo para todo el conjunto de una vivienda o local. El control es individual por equipo, y se realiza de acuerdo con las condiciones de confort de la habitación más representativa (por ejemplo, en una vivienda, la sala de estar). El equipo necesita una toma de aire exterior. Se puede colocar en un falso techo o en un armario, existiendo modelos horizontales y verticales.

Elige-tu-aire-acondicionado-perfecto

Tipo consola o de pared:

Es un equipo unitario, compacto y de descarga directa. Normalmente se coloca uno por habitación, si el local es de gran superficie, se colocan varios según las necesidades. La instalación se realiza en ventana o muro. La sección exterior requiere de toma de aire y expulsión a través del huevo practicado. La dimensión del hueco ha de ajustarse a las dimensiones del aparato.

Elige-tu-aire-acondicionado-perfecto

Acondicionador portátil:

es un equipo unitario, compacto o partido, de descarga directa y transportable de una habitación a otra. Solo requiere para su instalación, una sencilla abertura en el marco o cristal de la ventana o balcón. Resuelve de forma adecuada las necesidades mínimas de acondicionamiento en habitaciones de viviendas.

Equipos partidos (Split o multi Split):

Son equipos unitarios de descarga directa. Se diferencian de los compactos en que la unidad formada por el compresor y el condensador va al exterior, mientras que la unidad evaporadora se instala en el interior. Ambas unidades se conectan mediante las líneas de refrigerante. Con una sola unidad exterior, se puede instalar una unidad interior (sistema split) o varias unidades interiores (sistema multi-split). Las unidades interiores pueden ser de tipo mural, de techo y consolas, y todas ellas disponen de control independiente.

Elige-tu-aire-acondicionado-perfecto

Además, a la hora de elegir el equipo de aire acondicionado ideal es importante fijarse en que tenga una buena clasificación energética, lo que viene indicado en la etiqueta energética del equipo en forma de letra: desde la A (++) más eficiente a la G menos eficiente. La clasificación energética A++ puede suponer ahorros de energía de hasta un 30% ya que estos modelos incorporan funcionalidades enfocadas al ahorro de energía.

clasificación-energética

 

También debemos prestar atención al SEER, que indica el nivel de rendimiento en modo refrigeración en los aparatos de frío y bombas de calor de tipo reversible (con función aire acondicionado/calefacción). Cuanto más alto sea este valor, menor será el consumo.

Como último dato es importante que el aparato que escojamos tenga una serie de características, sobre todo, las enfocadas al ahorro de energía. Cuando no hace tanto calor o para conciliar el sueño no es necesario tener la misma temperatura que por el día y estos modos de funcionamiento ayudan a reducir el consumo energético del equipo. Una característica del equipo a tener en cuenta, más que por su eficiencia o potencial de ahorro por el confort que proporciona, es que el equipo de aire acondicionado sea silencioso, o lo más silencioso posible, ya que algunos equipos pueden resultar molestos por su nivel de ruido. Opta por un equipo que no supere los 40 db de ruido.

5 mentiras sobre del ahorro energético en casa

¿Cuantas leyendas urbanas sobre el ahorro energético conoces? Seguro que más de una y en Servicio Técnico M. J. Suazo, te vamos a destapar unas cuantas mentiras.

Son muchos los falsos mitos que nos están haciendo perder dinero y es que el gasto energético es uno de los mayores desembolsos que deben hacer las familias a la hora de pagar las facturas del hogar. Algunos pueden tener dudas de si dejar las luces fluorescentes, tan típicas de las cocinas, encendidas o apagadas o si es mejor fregar a mano o con un lavaplatos. Si quieres ahorrar acaba con los mitos.

1. Dejar el fluorescente encendido es mejor que apagar y encender 
FALSO. Seguramente sea uno de las mentiras más extendidas, por mucho que nos empeñemos en pensar que dejar la luz encendida consume más que apagarla y encenderla cada vez que entramos en una habitación, y aunque en el caso de las lámparas fluorescentes exista una sobrecarga de energía al encenderse, el consumo es menor que dejándola encendida. El mayor problema de las fluorescentes es que al encender y apagar muchas veces la luz se reduce su vida útil, algo que no pasa con las bombillas de led.

El consumo con la iluminación de una bombilla LED, se caracteriza porque dura mucho y consume muy poco. De hecho, se estima que tienen una duración aproximada de 70.000 horas, por lo que pueden llegar a durar hasta 50 años. Su precio es más elevado, ¡pero se compensa con creces! El precio medio de una bombilla LED para el consumo de luz en el hogar es de 7 euros, pudiendo variar según nuestras necesidades, mientras que el precio de las bombillas de bajo consumo medio está en los 3,5€.

Bombilla encendida

Dejar encendida la luz de casa supone un alto gasto energético y un gran coste.

2. Los aparatos eléctricos en “Stand By” apenas consumen
FALSO. El gasto real de los electrodomésticos en stand by o en suspensión es bastante considerable si calculamos el consumo energético que supone anualmente. Los aparatos eléctricos que solemos tener en casa, como televisores, equipos de audio, vídeos u ordenadores encendidos cuando nadie los esté usando son un gasto de energía. A este consumo se le considera energía de desperdicio ya que al permanecer el aparato conectado al circuito de alimentación eléctrica continúa consumiendo. Si quieres ahorrar, mejor aprieta el botón. Además, los ordenadores no consumen más al encenderse que en stand by, otro mito muy extendido. Tampoco te olvides de que las regletas, los cargadores de móviles, etc. si están conectados también consumen energía.

Manda a distancia

Las aparatos en suspensión siguen consumiendo energía.

 

3. Fregar los platos a mano consume menos

FALSO. Otra leyenda con la que tenemos que acabar es pensar que lavando a mano gastamos menos energía que usando el lavaplatos. Si hacemos un buen uso del lavavajillas, consumiremos menos. Desde M. J. Suazo te aconsejamos lavar solo cuando el lavaplatos esté lleno, no aclarar los platos antes de lavarlos o utilizar un programa diario.

Hombre fregando platos

Fregar a mano consume más agua que el lavavajillas.

 

4. Para lavar la ropa es mejor usar mucho jabón

FALSO. Es un error muy común a la hora de hacer un uso correcto de la lavadora. La cantidad de jabón debe ser la justa, porque si utilizamos mucho deberá hacer un aclarado más intenso y la ropa puede quedar con manchas blancas por el detergente. Además estarás tirando parte de tu dinero, y todos sabemos lo que cuesta un bote de detergente.

Encender lavadora

Poner la lavadora al máximo de carga nos permitirá ahorrar

 

5. En verano se consume menos luz

FALSO. Con la llegada de los aires acondicionados el consumo energético en los hogares se ha disparado en verano y en algunos casos se supera al consumo de invierno. Haz un buen uso del aire acondicionado, para ello mantén la temperatura constante entre los 24 y 26º y nunca una diferencia con el exterior superior a los 12º. Si eres de los que usan ventilador, recuerda que no sirve de nada dejarlo encendido cuando no estés porque este no enfría la estancia.

Aire acondicionado

El aire acondicionado siempre entre 24 y 26 grados centigrados.

 

Si conocéis algún mito más sobre el ahorro energético no dudes de compartirlo en nuestro Facebook.

Descubre los aire acondicionado Gree

M. J. Suazo somos distribuidores oficiales de la empresa de aire acondicionado Gree.

Fue fundada en 1991 y actualmente es la mayor empresa de aire acondicionado del mundo que integra I + D, fabricación, comercialización y servicio.
Ellos fabrican para las mejores marcas por lo que 1 de cada 3 máquinas a nivel mundial son fabricadas por Gree, es decir, 60 millones de equipos domésticos y comerciales y 5,5 millones de equipos industriales y centralizados.

Casi la mitad del consumo eléctrico de tu casa está relacionado al aire acondicionado. Escoger un aire acondicionado eficiente y de bajo consumo bajará notablemente tu gasto por concepto de electricidad.

La tecnología G10 Inverter desarrollada por GREE controla de forma innovadora la frecuencia de funcionamiento del compresor de la unidad de aire acondicionado eliminando los ruidosos arranques y paradas del equipo, ofreciendo una operación en extremo silenciosa, y mantiendo un óptimo control de la temperatura mientras ofrece una mayor eficiencia del consumo eléctrico.

Además, los aires acondicionados inverter de Gree filtran el aire de impurezas, gérmenes y bacterias, así que olvídate de las enfermedades, cerca del 99,9% de las bacterias pueden ser eliminadas con su tecnología de filtros fotocatalíticos.

Para celebrar que Gree empieza a formar parte de M. J. Suazo tenemos un GRAN OFERTA:

Oferta Aire Acondicionado Gree

Descárgate las especificaciones técnicas aquí.

Si eres profesional, llámanos y pregunta por la oferta.

El gasto real del “Stand by”

Si miras a tu alrededor, cada vez son más los aparatos electrónicos presentes en nuestra vida cotidiana, ya sea laboral, de ocio o la relacionada con las comodidades domésticas. La proliferación de este tipo de equipos, obviamente, supone un consumo extra de energía eléctrica que incrementa nuestro gasto mensual. Pero el problema ya no es pagar por lo que se usa, sino afrontar un gasto innecesario que, en ocasiones, ni siquiera somos conscientes de estar asumiendo de forma involuntaria.

Es el caso del consumo energético del llamado “stand by” (modo de espera en español), que erróneamente mucha gente piensa que supone un gasto mínimo cuando en realidad puede alcanzar hasta un 10% del total de nuestras facturas. En el caso de oficinas, donde el número de ordenadores y otros equipos electrónicos suele ser aún mayor, el consumo es todavía más alto.

Todos estos aparatos electrónicos están provistos de un mando a distancia que los acciona o desactiva mediante un sistema de rayos infrarrojos que deja el equipo en modo “espera” (“stand by”). Es muy común que erróneamente muchos consumidores crean que al apagar un aparato con el mando se desconecta del todo, cuando en realidad no es así en absoluto. Solo lo “duermen”, pero sigue enchufado a la electricidad y consumiendo un energía que no se aprovecha para nada.

Esto afecta a todo tipo de aparatos: desde televisores, cadenas de audio, aparatos de DVD, TDT, los vetustos VHS, decodificadores de satélite, Home Stereo y los equipos periféricos de informática, que también permanecen en “stand by” aunque no utilicen mandos a distancia. Por ejemplo impresoras, tarjetas externas, monitores, etc.

No siempre el consumo “stand by” se produce por circuitos de detección de infrarrojos (mandos a distancia), pues actualmente la mayoría de botones de los equipos electrónicos son de tipo digital – no mecánico-, por lo que necesitan de una corriente de alimentación constante para su funcionamiento. Esto crea la curiosa situación de que para encender un equipo, éste debe estar ya encendido, aunque a menor consumo. Es el considerado “consumo fantasma”.

Este consumo interno de funcionamiento de paneles y botones puede consumir unos 5 W si está permanentemente conectado a la red. Un gasto eléctrico que deberá sumarse al 10% del modo stand by antes apuntado.

En M. J. Suazo te recomendamos apagar los equipos directamente y no a través del mando, ya que podrás ahorrar, un 15% de consumo innecesario y perfectamente evitable.

Si quieres unos cálculos más exactos del gasto que supone el “stand by” de tus aparatos, puedes hacerlo a través de la Calculadora de Consumo en “Stand By” que la OCU pone a tu disposición.

 

Elige tu lavadora perfecta

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más ha evolucionado en los últimos tiempos, por eso encontrar la lavadora perfecta para ti no es una tarea fácil, por eso desde M. J. Suazo vamos a ayudarte:

1- Mide el espacio donde vas a poner la lavadora además que al abrir la puerta no tengas problemas.

2- ¿Carga frontal o de carga superior? 

La carga frontal es la más habitual en los hogares españoles y son las más eficientes. Además, suelen tener mayor capacidad, programas de lavado más avanzados y utilizan menos agua al tener el tambor en vertical. Centrifugan mejor y posibilitan la opción de colocar algo encima, ya sea una encimera o una secadora, ahorrando bastante espacio.

Pero por contra, suelen ser más caras pero al requerir menos agua para su uso, al final supone un gran ahorro. ¡Tenlo en cuenta!

lavadora carga frontal

Las lavadoras de carga superior están más extendidas en Estados Unidos y en España representan un pequeño nicho, tanto es así, que algunas marcas no las comercializan en nuestro país.

La ventaja más importante es su precio, ya que suele ser más bajo. Resultan más compactas y su carga es más cómoda al no tener que agacharse. Otra es que permiten incorporar prendas una vez iniciado el ciclo de lavado.

Pero hay que tener en cuenta que gastan más agua y por supuesto su dificultad a la hora de integrarla en en la cocina, ya que no se puede instalar bajo una encimera o bajo algún armario que pueda obstruir su apertura.
lavadora-carga-superior

3- Capacidad de carga

La capacidad es un elemento fundamental a la hora de elegir una lavadora perfecta ya que hay que tener en cuenta las necesidades de cada persona y hogar. No es lo mismo la casa de un soltero que una familia numerosa, pero tampoco es igual un hogar donde la lavadora se pone a diario que otro donde se utiliza tres o cuatro veces a la semana.

Lo ideal es:

  • 1 ó 2 personas / Menos de 4 usos por semana – Lavadora de 6 kilos de carga o menos.
  • 3-4 personas / 4-5 lavados por semana – Lavadora de 7-8 kilos de carga.
  • +4 personas / 6 o más lavados semanales – Lavadora de 9 o más kilos de carga.

El aumento de la capacidad de carga se traduce normalmente en un importante sobrecoste: una lavadora con 5 kilos de capacidad puede costar alrededor de 350 euros, mientras que un modelo similar con 8 kilos de capacidad de carga probablemente cueste como mínimo 650 euros.

Tener una lavadora con más capacidad de carga de lo necesario no es recomendable ya que supone un mayor precio y consumo de agua y luz, además del sobrecoste original que implica. Aunque existen modelos que cargan agua automaticamente depediendo del peso de la ropa, un buen consejo para elegir una lavadora es ajustarse a las necesidades de cada hogar, mirando eso sí a medio plazo porque quien menos espera que la lavadora le dure diez años.

lavadora capacidad

4- Velocidad de centrifugado

Las lavadoras también se miden por las revoluciones por minuto que son capaces de alcanzar, aunque en este caso debes saber que una lavadora no funcionará mejor por ser más potente.

Las revoluciones por minuto de las lavadoras se refieren a la velocidad de centrifugado o, más concretamente, al número de vueltas que da el tambor por minuto. Una lavadora con mayor velocidad de centrifugado sacará la colada más seca, pero lo hará a un coste más elevado.

En el mercado existen lavadoras de todo tipo, desde las que apenas alcanzan las 400 revoluciones por minuto hasta las que llegan a unos monstruosas 1.800 rpm.

¿Cómo elegir la velocidad de centrifugado de tu nueva lavadora? Como mínimo, tu lavadora debería llegar a las 600 revoluciones por minuto y, a partir de ahí, dependerá bastante de tu bolsillo.

Un buen consejo a la hora de comprar una lavadora es repasar la clase de eficiencia de su centrifugado -independiente de la eficiencia del aparato en sí-, que mide la humedad residual que queda en la ropa a través de una clasificación por letras que va de la A -más eficiente- a la G -menos eficiente-. Si tienes dudas pregunta al fabricante.

5- Eficiencia energética

Según el IDAE, la lavadora es el electrodoméstico que más energía consume, solo después del frigorífico y el televisor,  en el conjunto de los hogares españoles. La mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua, por lo que es muy importante recurrir a los programas de baja temperatura.

Las lavadoras, igual que el resto de electromésticos, están sometidas al etiquetado energético de la Unión Europea, que clasifica los electrodomésticos de las letras A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la que menos. Actualmente en las tiendas solo se encuentran lavadoras con la etiqueta A, pero en esta categoría coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

Elegir una lavadora por su eficiencia energética puede resultar en un ahorro a largo plazo.

eficiencia-energetica

6- Programas de lavado

Las lavadoras modernas presumen de mil y un programas o ciclos especiales de lavado en función del tipo de ropa, el grado de suciedad o el precio de la luz.

Cada programa de la lavadora utiliza una temperatura y una velocidad de centrifugado diferentes, pero en la práctica la realidad es que la inmensa mayoría de las personas acabará por utilizar simplemente dos o tres programas, por lo que hay que cuidar que los extras no encarezcan demasiado el producto.

¿Qué programas de lavado debe tener obligatoriamente una lavadora? En princpio, lavado de algodón a 30 o 60 grados, sintético a 40º y ciclos de agua fría para las prendas delicadas de lana. A partir de ahí todo suma, incluyendo los programas eco que sirven para ahorrar agua y dinero.

programas lavadora

En definitiva, para elegir una lavadora perfecta hay que pensar primero qué necesidades tenemos en casa, sobre todo a nivel de capacidad, para no terminar comprando un aparato mucho más potente de lo necesario, más caro a corto y probablemente a largo plazo si surgen averías.

 

NO al mal olor en el lavavajillas

Con el uso, el lavavajillas va adquiriendo olores desagradables que pueden entorpecer la limpieza de nuestra vajilla. Cuando, tras el lavado, abrimos el lavavajillas y no huele a detergente… mala señal. Algo en su interior está produciendo malos olores, así que tenemos que buscar las causas.

Lo más habitual es que, al no enjuagar los platos, en el fondo se hayan acumulado restos de comida. Pero esta no es la única causa, vamos a ver más:

  • Restos de comida en el fondo del lavavajillas. Solución: enjuaga los platos antes de meterlos al lavaplatos.
  • Filtro del lavavajillas sucio. Solución: limpia el filtro de forma regular.
  • Drenaje taponado. Solución: vigila que el agua sucia salga sin problemas y, en caso de atasco, desatascar el conducto.
  • Humedad y moho. Solución: deja la puerta abierta una vez que haya acabado el ciclo de limpieza.

En los supermercados y comercios podemos encontrar ambientador para el lavavajillas, que desprenden aroma en cada lavado. Sin embargo, podemos optar por otras opciones caseras que funcionarán igualmente.

Desde M. J. Suazo te queremos proponer estos trucos para acabar con el mal olor:

Cítricos

Añade pieles de limón, naranja, pomelo, lima o mandarina. Esto servirá para dar un mejor olor a cualquier ambiente. Además es conocido que la cáscara guarda sus mejores propiedades. Puedes meterlas en una bolsita o dejarlas en uno de los compartimentos de los cubiertos. Retira tras cada lavado.

Hay quien las cuece antes de colgarlas dentro del lavavajillas, aunque teniendo en cuenta la temperatura que alcanzará una vez esté dentro y funcionando, no parece necesario. Pero como todo, a gusto del consumidor.

Mal olor lavavajillas

Bicarbonato sódico

Antes de un lavado, espolvorea media taza de bicarbonato sódico en la parte inferior del lavavajillas. Después, ponlo a funcionar. Da igual que el aparato esté vacío o lleno. Neutralizará los olores y los vasos y platos de vidrio quedarán limpios gracias al bicarbonato de sodio, y también las ollas de metal y las sartenes.

Vinagre

El truco consiste en verter dentro del lavavajillas una taza de vinagre y poner un ciclo completo a máxima temperatura para abrillantar y limpiar. La sugerencia es hacerlo al menos una vez cada dos meses, pero todo depende de cada casa.

Por último, os recordamos que es importante limpiar con regularidad los filtros del lavavajillas, así como el interior que se va ensuciando con los lavados. Un buen mantenimiento y uso del lavavajillas nos ayudará a conservarlo durante más tiempo.

lavavajillas Suazo Chiclana

Ideas para regalar esta Navidad

La Navidad ha llegado inundando los hogares de colorido y alegría y lo que es más importante: ilusión por ese día tan especial en el que vemos la felicidad reflejada en los ojos de los que más queremos gracias a los regalos que tienen lugar en estas fechas tan señaladas.

Además tenemos una gran noticia, por la compra de cualquier producto de Kuhn Rikon en Arabel (Nuestra Señora de los Remedios, 7 en Chiclana), te llevarás de regalo este práctico abridor:

Abridor Kuhn Rikon

Desde Kuhn Rikon queremos ser partícipes de esa felicidad que experimentáis en casa con las novedades que hemos preparado para los más “cocinitas”.

Cuchillo navideño

Para comenzar el año disfrutando de las propiedades de la cocina al vapor, os traemos esta útil rejilla flexible que se adapta al tamaño de la olla así como a la cantidad de alimento que desees cocinar.

Cocinar al vapor

Por otro lado, os proponemos nuestra nueva colección de cuchillos Colori para llenar tu cocina de colores vivos.

Cuchillos kuhn Rikon

Continuando con los utensilios de cocina originales, os presentamos también éste original juego de ensaladeras de estilo florar que amenizarán las típicas ensaladas de primavera.

ensaladera

Uno de nuestros productos estrella debido a su colorido y más aún su utilidad, son los abridores de botes Openack.

Además, os presentamos una novedad multiusos que no puede faltar estas navidades: una tapa antisalpicadura flexible que hace las veces de bandeja para el horno.

Si os apasiona la repostería, tenemos una amplia selección de utensilios para elaborar las merendolas más originales y divertidas que van desde cortadores, set de decoración y juego de repostería. Todo ello de silicona, fácil de limpiar y de utilizar.

CORTADOR  de masa

herramientas repostería repostería 2 repostería

¿Qué opináis de éste cuchillo-rayador con forma de gajo de naranja? Está claro que queremos convertir estas navidades en toda una experiencia culinaria.

navaja naranja

Y para mantener limpia tu cocina durante el uso de la batidora, os presentamos esta tapa de silicona para evitar las incómodas salpicaduras.

tapa batir

Más vale prevenir que curar, por ello os presentamos éstos rayadores con caja que mantendrán las manchas y desperdicios alejados de tu cocina.

Éstas son nuestras novedades para estas navidades. Todo un acierto para grandes y pequeños.

¡Buen provecho y felices fiestas!

Consejos para cuidar tu termo eléctrico

Ya estamos en invierno, época en la que sustituimos las estimulantes duchas de agua fría por relajantes baños de agua caliente que tiran de nuestro termo eléctrico. Por ello te recomendamos que le des un uso responsable aplicando estos consejos de cuidado y prevención de posibles averías.

termo-electrico

1. Es recomendable saber que el termo está siempre lleno de agua a una cierta presión, que se calienta hasta que el termostato marca la temperatura deseada por el usuario. A medida que el agua se enfría, el termo vuelve a calentarla de nuevo, por ello recomendamos su desconexión en caso de permanecer largos periodos de tiempo fuera de casa Esto, además de reflejar un considerable ahorro en el consumo de la luz, reduce las probabilidades de sufrir una avería relacionada con el termostato de nuestro calentador eléctrico

Ahorro-termo

2. No es aconsejable fijar el termostato a la temperatura máxima, selecciona la temperatura que aconseje el manual de instrucciones de tu termo. De esta forma se reduce considerablemente el riesgo de sufrir alguna avería.

temperatura-termo-electrico

3. Con el fin de evitar el exceso de concentración de cal y bacterias en el interior de nuestro termo, recomendamos que éste se vacíe, al menos una vez al año.

cal-termo

4. Para prevenir la corrosión interior del termo, se instala una vara llamada ánodo de magnesio. Esta vara debe revisarse, como mínimo, una vez al año y cambiarse inmediatamente si se aprecia deterioro alguno en la misma.

corrosion-termo

5. Para curarnos en salud, aconsejamos que un fontanero revise, al menos una vez al año, nuestro termo eléctrico. Es de vital importancia y puede ahorrarnos más de una avería.

revision-termo

6. Cuando se detecten problemas en el termo, tras solicitar la asistencia de un especialista, es indispensable controlar las pérdidas de agua, cerrando la llave de paso de entrada al termo y dejar abiertos los grifos de agua caliente con el fin de vaciar por completo el tanque.

perdida-agua-termo

Estos consejos dotarán a tu termo eléctrico de una vida útil más duradera. No obstante, para cualquier consulta o avería, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

 

Consejos para cuidar tu congelador

El congelador supone un 20% de la factura de la luz, por lo que es fundamental conocer en qué debemos fijarnos a la hora de comprar uno para que nos permita ahorrar y sacarle el máximo partido en nuestra cocina. Así que desde M. J. Suazo queremos darte algunos consejos para cuidarlo:

1. El congelador debe estar lejos de fuentes de calor.

congelador en exterior

2. Las gomas de la puerta estarán en buen estado y ajustarán de forma hermética. Si el cierre de goma de tu refrigerador no está bien, el aire frío se escapará, lo cual provocará un gasto de energía y hará que el aparato deba “trabajar” más de lo necesario. Lo primero que tienes que hacer es comprobar que las gomas están limpias de residuos. Es recomendable limpiarlas dos veces al año: puedes hacerlo con un cepillo de dientes y pasta dentífrica. Cuando hayas frotado con pasta las gomas, aclara con un trapo limpio.

gomas congelador

3. La parte trasera debe mantener una distancia mínima de 5 centímetros con respecto a la pared. Además, tienes que asegurarte de que el congelador está nivelado. Si no lo está, la puerta no cerrará bien, castigará los motores y provocará condensación en su interior.

4. Es recomendable limpiar la parte trasera del congelador al menos una vez al año.

5. Si existe una capa de hielo superior a 2 centímetros, se debe descongelar, si no lo haces, estarás obligando al motor a funcionar más y gastarás más energía. IMPORTANTE: no utilices cuchillos para despegar el hielo de las paredes ya que puedes dañar el aparato.

hielo en el congelador

 

Recomendaciones para el buen uso del aire acondicionado

Ahora que estamos en plena temporada de calor es importante que le des el uso adecuado a tu aire acondicionado para ahorrar energía y cuidar el ambiente. Siguiendo estos pequeños consejos conseguirás una temperatura ideal y un ahorro importante:

1. Regula el termostato del aire acondicionado a 25ºC. Cada grado que disminuya la temperatura, aumentará el consumo de energía en un 8 por ciento, pero no el confort. Además, las dolencias pulmonares y de garganta por la adaptación a ambientes muy contrastantes de temperatura disminuirán con una correcta temperatura.

25 grados aire acondicionado

2. El mayor confort al dormir se logra con tener la temperatura entre los 21 y los 23ºC, aunque si el cuarto es de niños o personas mayores, necesitarán un poco más.

noche aire acondicionado

3. Procura tener la casa con el menor número de luces encendidas durante el día. Evitarás el uso prolongado del aire acondicionado.

Luces-para-cada-estancia-de-la-casa

4. Evita que los electrodomésticos que generan calor se encuentren en las habitaciones refrigeradas.

cocina

5. Apaga el aire acondicionado minutos antes de irte a la cama, la sensación térmica perdurará durante un tiempo y no consumirás energía de más. Por la mañana no lo enciendas de inmediato, hazlo cuando la casa esté ventilada.

habitacion aire

6. Cuando la temperatura incremente, cierra las ventanas expuestas a la luz solar directa, con persianas o contraventanas. Ahorrarás hasta un 30% de energía y conseguirás un ambiente agradable en menos tiempo.

cerrar-persiana

7. No dejes las puertas y ventanas abiertas si el aparato está trabajando pues el consumo será mayor.

ventana abierta

8. Cerciórate de que las entradas y salidas de aire, así como los filtros del aparato no están obstruidas, mantenlas limpias y libres de pelusa.

Limpieza-de-aire-acondicionado

Con estos consejos no solo alargarás la vida de tu aparato sino que ahorrarás con tu aire acondicionado.

Consejos para cuidar tu vitrocerámica

El material de la superficie de las placas, la vitrocerámica, se caracteriza porque permite la transmisión del calor de abajo arriba (no en horizontal), y porque resiste pesos y grandes diferencias de temperatura.

Existen tres grandes grupos de vitrocerámicas, según sus elementos calefactores: con resistencias radiantes, con halógenos y de inducción. Las hay que incorporan mandos sensitivos –touch control–, y pueden combinar placas ultrarrápidas, de doble circuito y halógenas.

Las vitrocerámicas presentan indudables ventajas respecto a las cocinas con fuegos de gas o eléctricos, ya que son fáciles de limpiar y además no hay riesgo de que se caigan los recipientes, al ser plana la superficie.

Las placas de vitrocerámica resultan aparatos seguros de usar, pues el calor se limita a la zona del quemador. Además, hay avisos luminosos que indican que la placa permanece caliente.

Consejos:

Para evitar daños en la superficie, conviene usar ollas y sartenes con fondo liso y no utilizar cazuelas de barro. Esta tecnología exige el uso de unos recipientes apropiados, fabricados con material ferromagnético y de fondo plano, liso y grueso.

Ollas-vitroceramica

Es habitual que se derramen por descuido elementos líquidos o grasas, y la propia suciedad se requema. La fórmula más adecuada consiste en emplear una rasqueta especial para vitrocerámicas. Pero hay que limpiarla en frío.

rascador-vitro

Solo se debe limpiar la placa en caliente si se derrama algún líquido o si se pega un papel de aluminio o plástico.

Vitroceramica liquidos

Con respecto a su limpieza, existen productos específicos que suelen ser líquidos cremosos con tensoactivos, agentes minerales, disolventes y agentes siliconados.

Limpiador-vitroceramica

Nunca se deben usar productos abrasivos como sprays, quitamanchas o desoxidantes. Las manchas secas y difíciles salen frotándolas con hielo.

 

Consejos para ahorrar con tus electrodomésticos

Los electrodomésticos necesariamente consumen energía para su funcionamiento, de ahí la importancia de mejorar la forma de usarlos, para conseguir la mayor eficiencia de cada aparato y lograr de este modo reducir nuestro consumo.

Desde M. J. Suazo os vamos a dar unas simples pautas que si las realizas lo notarás en tu factura:

Frigorífico

Es el electrodoméstico que más electricidad consume en el hogar. Sus prestaciones dependen de las condiciones del lugar donde se ubique. La pérdida de frío aumenta el gasto energético. Evítela abriendo lo mínimo la puerta o permitiendo la circulación de aire por la parte trasera. Las clases más eficientes cuentan con un mejor aislamiento.

Lavadora

Es el tercer electrodoméstico que más energía consume en el hogar español. Hay que aprovechar al máximo la capacidad de la lavadora llenándola del todo en cada lavado y utilizar los programas de baja temperatura, ya que la mayor parte de la energía se utiliza para calentar el agua.

Lavavajillas

El 90% de su consumo de energía se destina a calentar el agua. Hay que usarlo sólo cuando esté completamente lleno y con los programas económicos que permiten reaprovechar el calor. Hay estudios que demuestran que es más económico en recursos lavar la vajilla en ellos que fregando a mano.

 Secadora

Las secadoras menos consumidoras son las de gas y las que incluyen ciclos con enfriamiento progresivo. Es conveniente centrifugar la ropa al máximo para ahorrar energía durante el secado y procurar que trabaje siempre a carga completa.

Lavadora – Secadora

Combina dos funciones en un sólo equipo aunque realmente sólo se puede secar la mitad de la ropa que se puede lavar. Como lavadora resulta ligeramente peor que una lavadora sola y como secadora, se trata del tipo especial de secado por condensación, más eficiente que el de ventilación.

Horno

Los de gas son mucho más eficientes, pero los eléctricos son más frecuentes. Cada vez que se abre la puerta, se pierde un mínimo del 20% de la energía acumulada en su interior, por lo que se recomienda no abrirlo innecesariamente y cocinar, si es posible, de una vez el mayor número de alimentos.

Consejos para cuidar tu microondas

Si tu microondas no te dura ni unos días en buen estado, no es por que esté defectuoso, lo más probable es que cometes uno o varios de los siguientes errores que causan averías en tu electrodoméstico. Conócelos y cuida tu microondas para que esté siempre como nuevo:

A la hora de limpiar los microondas no usar sustancias abrasivas o detergentes fuertes ya que estropean su correcto funcionamiento.

Limpiar el microondas

Hay que vigilar que los recipientes en los que vayamos a cocinar sean aptos para microondas.

recipientes microondas

Cuidado a la hora de calentar agua, leche, café, té o preparar algún tipo de infusiones ya que como el agua nunca llegará a hervir dentro del microondas, acostumbramos a ponerle mucha potencia y puede producirnos alguna quemadura al abrir el horno. Es por ello que algunos expertos recomiendan no calentar a alta temperatura ningún líquido.

Bebidas en microondas

Cuando cocinemos verduras y frutas hemos de vigilar que la cocción vaya en relación con el volumen de lo que vayamos a preparar y no del tipo de alimento. Si no seguimos este consejo sólo conseguimos pasarnos de tiempo y que los alimentos pierdan parte de sus nutrientes.

verduras microondas

A nivel nutricional, muchos especialistas dicen que como se cocina y descongela con menos tiempo la pérdida de nutrientes es menor.

descongelar microondas

Para recalentar la comida hemos de tener en cuenta que si queremos que no se enfríe rápidamente (sobre todo si son platos grandes) deberíamos revolver la comida una o dos veces mientras la recalentamos. Otro buen consejo es no abrir la puertecilla nada más sonar el timbre o alarma. Si esperamos un minutito más el alimento se mantiene caliente más tiempo.

recalentar microondas

No conviene cocinar piezas grandes de carne o pescado ya que corremos el riesgo de que no se cocinen homogéneamente. Si no hay más remedio, pues pondremos la mitad de potencia durante más rato.

piezas grandes microondas

 

¿Conoces más consejos y trucos para cuidar tu microondas?

Compártelo con nosotros a través de nuestro perfil de Facebook

Consejos para cuidar tu horno

Para empezar, antes de comprar un horno debemos pensar que tipo de uso le vamos a dar, de este modo podemos tener en cuenta su capacidad, la calidad y el tipo de material con el que esta fabricado su interior.

Horno suazo chiclana

Cuando usemos el horno, debemos colocar en su interior recipientes con la capacidad adecuada a la comida que estamos por cocinar, así evitaremos el derrame de líquidos y comida que pueden producir problemas en la combustión y tapar los quemadores.

horno suazo chiclana

La limpieza del interior del horno deberá realizarse teniendo en cuenta el tipo de esmalte con el cual se encuentra recubierto, en algunos casos son enlozados y en otros autolimpiantes. Para que la limpieza sea mucho mas sencilla, podemos fijarnos si la tapa del horno puede retirarse; algunas fábricas las diseñan con este sistema.

Antes de limpiarlo, debemos desconectar el encendido eléctrico (si lo tiene) y hacerlo cuando esté frío.

limpiar horno suazo chiclana

Otra opción es el horno autolimpiante, para explicarlo de manera sencilla, atrapa y carboniza la grasa que se origina por la cocción de los diferentes alimentos. Cuando el horno se apaga, esa grasa se convierte en un polvo, y para retirarlo, solo hace falta pasar un paño suave. En estos hornos jamás debe utilizarse productos de limpieza.

horno autolimpiable

En el caso de las cocinas con hornos enlozados, para su limpieza, se debe utilizar un paño y un producto de limpieza no abrasivo, con un porcentaje bajo de amoniaco.

Otra forma muy natural y segura de limpiarlos, es mezclando dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un litro de agua.

limpieza horno suazo chiclana

 

Consejos para cuidar tu lavavajillas

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos más usados y no nos damos cuenta de su importancia hasta que nos falla. Siguiendo esta serie de consejos podemos ampliar su eficacia por mucho tiempo:

Usarlo con frecuencia

Parece evidente, pero usar el lavavajillas con relativa frecuencia contribuye a tenerlo limpio. En el caso de que no se use durante un largo periodo de tiempo, por ejemplo en nuestras anheladas vacaciones, se recomienda hacer un prelavado sin vajilla para eliminar los posibles residuos.

fotos_lavavajillas

Utilizar vinagre como abrillantador

Encender el lavavajillas vacío y, una vez que lleve diez minutos en funcionamiento, abrir la puerta y verter un vaso de vinagre blanco. Cerrar la puerta y continuar con el lavado. Una vez concluido, veremos cómo nuestro querido electrodoméstico ha quedado brillante, porque el vinagre, además de eliminar la cal, tiene propiedades antisépticas. ¡Es un auténtico limpiador ecológico!

vinagre

Conservar el blanco

Con el paso del tiempo nuestros electrodomésticos pueden perder parte de su blancura inicial, también el lavavajillas. Para evitar que esto suceda, podemos preparar una mezcla de agua caliente con bicarbonato y limpiar el exterior.

lavavajillas blanco

Retirar restos de comida

Quitar los restos de comida en los platos antes de introducirlos en el lavavajillas ayuda a tenerlo limpio. No hace falta pasarlos por el grifo, ya que es suficiente limpiarlos por encima con una servilleta de papel. De esta manera, ahorramos agua y no introducimos en el electrodoméstico más residuos de la cuenta.

limpiar restos

Dejar abierto el lavavajillas abierto media hora después de su uso

Este simple paso evita la concentración de humedad en el interior y la posible aparición de moho.

lavavajillas

Sacar y limpiar el filtro

En el filtro del lavavajillas se acumula gran parte de suciedad. Por ello, es importante sacarlos y limpiarlos con agua y jabón. Podemos añadir también un poco de vinagre blanco, ya que, recuerda, actúa como antiséptico.

limpiar el filtro lavavajillas

Revisar los brazos giratorios

Es importante que esta parte del lavavajillas esté limpio para evitar que la suciedad se transmita al resto de la vajilla.

brazo lavavajillas

Si el lavavajillas te está dando fallo, revisa si tiene alguno de los errores más comunes o llámanos para poder solucionarlo cuanto antes.

Consejos para cuidar tu secadora

Con la llegada de la lluvia y el frío, la secadora se vuelve un electrodoméstico indispensable en nuestro hogar. Para sacárle el máximo partido a ésta y asegurar su eficacia aquí te ofrecemos algunos consejos a tener en cuenta:

Filtro de pelusas

Antes de usarla, tienes que limpiar el filtro de pelusas para que la ropa no se llene de ellas y se seque más rápido. Este filtro está normalmente situado en la puerta de la secadora o abajo, en la parte inferior de la misma. Hay que retirar estos restos de ropa, pues de no ser así pueden llegar al condensador y hacer perder eficiencia al equipo. Esto implicaría un mayor gasto en la factura eléctrica. Lo recomendable es hacerlo cada 5 o 6 programas.

Filtro de pelusas

 

Vacía el agua condensada en el depósito.

El tanque de agua condensada está situado normalmente arriba a la derecha, aunque algún modelo lo tiene acoplado a la puerta. Hay que retirar el agua cuando el depósito está lleno (a veces se enciende un indicador avisando de esto). Otra posibilidad es conectarlo directamente al desagüe.

Agua condensador secadora

Limpia el condensador.

Está situado en la parte inferior izquierda del equipo. Se abre una escotilla y se despliegan unas pestañas de fijación. A continuación se extrae el intercambiador (tubos), que hay que lavar con agua fría desde la zona trasera a la delantera. También conviene hacerlo con cierta frecuencia, por ejemplo, cada 10-12 programas de secado.

Agua condensada secadora

Materiales combustibles

Nunca debes poner prendas que estén mojadas con materiales combustibles (pinturas, solventes, ceras, etc…)

blusa

Ropa con goma o plásticos

Si pones a secar ropa que tenga goma o plásticos (zapatillas, baberos, bolsos de goma, etc.) al calentarse pueden derretirse o quemarse.

ropa con goma

No sobrecargar

No debes sobrecargar la secadora, gastarás más energía, la ropa se arrugará y se producirá un mayor desgaste en las prendas. Si tienes mucha ropa para secar puedes poner una y cuando termine poner enseguida la otra.  Así ahorras energía al aprovechar el calor de las cargas anteriores.

secadora ropa

Si la secadora te está dando fallo, revisa si tiene alguno de los errores más comunes o llámanos para poder solucionarlo cuanto antes.

Consejos para cuidar tu frigorífico

El frigorífico es el electrodoméstico que, en la mayoría de las ocasiones, más energía consumen, por lo tanto es muy importante aprender a ahorrar el máximo de energía al utilizarlos:

Cierra la puerta

Evita mantener las puertas abiertas demasiado tiempo o abrirlas si no es necesario, ya que se eleva la temperatura interior, pierde el frío acumulado y el frigorífico consume más para mantener la temperatura idónea.

frigorífico abierto

Descongela en la nevera

Es recomendable descongelar los alimentos en el frigorífico para aprovechar su baja temperatura y ayudar a enfriar el resto de los alimentos. Además, es importante evitar introducir alimentos calientes porque se produciría el efecto contrario.

descongelar en la nevera

Límpialo

Es muy importante limpiar el frigorífico cada seis meses o si la escarcha tiene más de medio centímetro de espesor. La razón principal es que esta capa de hielo aumenta el consumo de electricidad.

Descongelar

No calor

El frigorífico hay que ubicarlo en zonas alejadas de los focos de calor (rayos de sol) y con espacio para favorecer la ventilación de unos 15 a 20 mm.

Mantén limpia la bandeja recoge-aguas

La bandeja de agua del aparato se suele llamar también la bandeja de drenaje, en referencia al trabajo que hace en realidad: Ésta recoge el agua que fluye hacia fuera del refrigerador, drenándola a través de un tubo. Esta agua se origina debido a la condensación que resulta del ciclo natural de descongelación del refrigerador, lo que evita que demasiado hielo se acumule en el interior de la unidad. El agua fluye hacia abajo por la pared posterior interior del aparato, pasa a través de un desagüe en el suelo del refrigerador y gotea hacia abajo en la bandeja de agua. La bandeja también recoge el agua que gotea de las bobinas del condensador en la sección posterior inferior del refrigerador.

La bandeja de agua se debe limpiar, sobre todo si te has dado cuenta que hay un crecimiento de moho en ésta. Para ello, simplemente tira de la bandeja hacia afuera de la parte trasera de la nevera y vacía toda el agua fuera de ésta. Lava la bandeja con la mano en el fregadero de la cocina, con agua y jabón. Seca la bandeja y deslízala en la ranura debajo de la nevera. Además de la bandeja, también debes limpiar las bobinas en la parte posterior del refrigerador.

Desagüe frigorífico

Esperamos que con estos consejos puedas ampliar la vida de tu frigorífico, de todas maneras si tienes algún problema, consúltanos o ponte en contacto con nosotros, ya que si es una pequeña avería y no le hacemos caso puede desencadenar en una mayor.

Consejos para cuidar tu lavadora

La lavadora es un electrodoméstico que desde que se generalizó en los años 60, se ha vuelto imprescindible en nuestro hogar.

Por ello, para cuidar este artículo tan preciado, desde M. J. Suazo os pasamos unos consejos que si lleváis a cabo, la lavadora no os dará ningún problema en mucho tiempo:

No llenes mucho la lavadora

Si llenas demasiado la lavadora, el eje del tambor podría desajustarse y sería necesaria una reparación costosa. Por lo que cuando vayas a poner la lavadora, asegúrate que dejas un espacio en la parte superior del tambor equivalente a la anchura de una mano, ya que la lavadora necesita este espacio para proporcionar la agitación necesaria para una limpieza óptima.

Lavadora llena

Mantén la lavadora nivelada

Asegúrate que la lavadora está nivelada; si no es así, no funcionará correctamente y habrá un riesgo mayor que se rompa. Si la lavadora da saltitos mientras está en funcionamiento, es probable que no esté bien nivelada. Para comprobarlo, lo más fácil es utilizar un nivel y ajustar las patas como sea necesario.

lavadora nivelada

Limpia los cajetines

Aclara cualquier resto de detergente y de suavizante en los cajetines para que no se queden taponados y pueda estropearse la lavadora, dejando de lavar bien la ropa. En algunos modelos, se puede sacar el cajetín por completo para limpiarlo de forma más fácil.

cajetin lavadora

Limpia el filtro

En el filtro se pueden ir acumulando pelusas, monedas, restos de detergente… Revísalo cada 6 meses

filtro lavadora

Esperamos que con estos consejos puedas ampliar la vida de tu lavadora, de todas maneras si tienes algún problema, consúltanos o ponte en contacto con nosotros, ya que si es una pequeña avería y no le hacemos caso puede desencadenar en una mayor.